Así nacieron los discos de vinilo

Los discos de vinilo siguen más vigentes que nunca. Aquí, una pequeña historia de sus orígenes y desarrollo.

0
Los discos de vinilo han tenido un gran retorno.

¿Usted recuerda cuál fue el primer disco que tuvo?

Viniendo de una familia en la que dos de mis hermanos conformaron el grupo Los Yetis, unos de los pioneros del rock en Colombia, era común encontrar discos de vinilo en mi casa.

De hecho, a mis padres les encantaba la música y había una buena colección de discos de todos los géneros, desde tangos y la música tropical de los años 40 y 50, pasando por grandes éxitos internacionales en varios idiomas y llegando a colecciones de música Clásica.

Siendo el más pequeño de la casa, todos tenían discos en mi casa menos yo, así que mi hermano mayor, mostrando algo de compasión, me regaló un pequeño disco de 7 pulgadas de diámetro y de color rojo que contenía la canción infantil “Juguemos en el bosque mientras el lobo no está”.

Tendría que esperar unos 15 años hasta que mi mejor amigo, Donnie Miranda, me regalara en 1970 el álbum “Cosmo’s Factory” de Creedence Clearwater Revival. Presiento que a él no le gustó mucho y se deshizo del disco regalándomelo. A mí me encanta.

No tardé mucho en comenzar a comprar los discos que más me gustaban. Así fui formando una pequeña colección que creció cuando empecé a trabajar en radio y las disqueras comenzaron a entregarme sus muestras promocionales.

Por mis manos pasaron discos de todos los tamaños y formatos hasta que llegaron primero los casetes y luego los discos compactos, pero con la llegada de internet y los archivos digitales, poco a poco fui deshaciéndome de todos esos discos que tanta música habían traído a mi vida.

¿De dónde vienen los discos de vinilo?

La historia es muy larga. Se remonta a 1857 cuando Leon Scott patentó un aparato llamado Fonoautógrafo, que era un diafragma vibratorio con un lápiz óptico que registraba gráficamente las ondas sonoras que podían verse como rayones o trazos estampados en hojas de papel.

El Fonoautógrafo de Leon Scott

Más allá de un simple experimento, Scott lo patentó más para el análisis visual, sin ninguna intención de reproducir esos sonidos. De hecho, la corneta que se ve en la foto no era para amplificar el sonido sino para grabarlo.

En 1877, Thomas Edison inventó el Fonógrafo. A diferencia del Fonoautógrafo, el invento de Edison podía grabar y reproducir sonido.

Edison primero intentó grabar sonido en una cinta de papel impregnada de cera, con la idea de crear un «repetidor telefónico» semejante al “repetidor telegráfico” en el que había estado trabajando.

El Fonógrafo de Thomas Alva Edison

Edison envolvió papel de estaño alrededor de un cilindro de metal con estrías. A medida que el cilindro giraba, una aguja dejaba su huella sonora mediante la vibración producida. La ventaja era que esa grabación se podía reproducir inmediatamente.

Una década más tarde Edison desarrolló un fonógrafo muy mejorado que usaba un cilindro de cera en lugar de una hoja de estaño o aluminio, lo que demostró ser un dispositivo con mejor calidad de sonido, siendo mucho más útil y duradero.

El mercado del disco grabado surgió a partir de este fonógrafo de cera a finales de la década de 1880 y lo dominó durante los primeros años del siglo XX.

Luego llegaron los discos de corte lateral, desarrollados en los Estados Unidos por Emile Berliner, quien llamó a su sistema Gramófono, distinguiéndolo del Fonógrafo de cilindro de cera de Edison y del Grafófono de cilindro de cera de la empresa American Graphophone.

Tanto los discos como la máquina de Berliner solo se vendían como juguetes o como algo curioso, debido a la limitada calidad del sonido.

El Gramófono de Emile Berliner

En los Estados Unidos en 1894, bajo la marca Berliner Gramophone, Berliner comenzó a comercializar discos de 7 pulgadas de diámetro con un valor de entretenimiento algo más sustancial, junto con gramófonos más elaborados para reproducirlos.

Los discos de Berliner tenían una calidad de sonido deficiente en comparación con los cilindros de cera, pero su socio de fabricación, Eldridge R. Johnson, finalmente mejoró esta tecnología.

Abandonando la marca registrada Gramophone de Berliner por razones legales, en 1901 las compañías separadas de Johnson y Berliner se reorganizaron para formar la Victor Talking Machine Company en Camden, Nueva Jersey, cuyos productos llegarían a dominar el mercado durante muchos años.

En 1901 llegaron los discos de 10 pulgadas, seguidos en 1903 por los de 12 pulgadas, que podían ser reproducidos durante más de tres o cuatro minutos, mientras que los cilindros contemporáneos solo duraban unos dos minutos.

En un intento por contrarrestar a sus competidores, Edison introdujo el cilindro Amberol en 1909, con un tiempo máximo de reproducción de 4 minutos y medio, que a su vez fue reemplazado por los discos Blue Amberol, que tenían una superficie hecha de celuloide, un plástico mucho menos frágil.

El disco Blue Amberol de Edison

A pesar de estas mejoras, los discos les fueron ganando esta primera guerra de formatos a los cilindros en los años 10 del siglo pasado. Para 1919, los discos analógicos dominaron el mercado del entretenimiento en el hogar.

El uso del vinilo se volvió común en las producciones discográficas. Con la llegada de la tecnología, cada vez se fue ampliando más la duración de las grabaciones, dependiendo en gran medida del diámetro del disco y de la velocidad de rotación en la que fuera reproducido.

Obviamente una grabación en un disco de 12 pulgadas podía durar más que en uno de 7 pulgadas pero, además, si ese disco de 12 pulgadas giraba más lento tendría más espacio para contener más música.

Los primeros discos en ser comercializados profusamente medían 10 pulgadas de diámetro (25 centímetros), y giraban a 78 revoluciones por minuto. Es decir, el disco giraba 78 veces en un minuto, lo que daba muy buena calidad pero solo contenían una canción por cada lado.

Disco de 78 RPM

A partir de 1939, Columbia Records continuó desarrollando esa tecnología y en 1948 presentó una innovación importante. Además de lanzar un disco de 12 pulgadas girando a 33 ⅓ revoluciones por minuto, encontró la forma de crear un surco mucho más delgado en el que cabía más música. A esa tecnología la llamó “microsurco”.

Gracias a ello apareció el Long Play, es decir, el disco de larga duración en el cual se podían incluir hasta 6 o 7 canciones por cada lado, entregando una reproducción que podía durar casi media hora en cada cara del disco.

Disco de larga duración (Long Play)

Esa rivalidad entre RCA Victor y Columbia Records llevó a la introducción de otro formato competitivo de RCA, el Extended Play (EP) de 7 pulgadas a 3⅓ rpm. El período en el que ambos formatos lucharon por el dominio del mercado, de 1948 a 1950, se conoció como la «Guerra de las Velocidades».

Disco Extended Play (EP) de 45 RPM

Al final, el Long Play se convirtió en el formato predominante para los álbumes. Los discos de 7 pulgadas comenzaron a ser usados para el formato de discos sencillos, es decir, con una canción en cada cara, rotando a 45 rpm.

De aquí surgió el uso de los ‘singles’ -o discos sencillos- para promocionar la venta de álbumes: se lanzaba una canción potencialmente exitosa en el lado A, con una canción de relleno en el lado B. La canción del lado A se volvía un éxito y la gente se interesaba así en el álbum completo.

Discos sencillos (singles) de 45 RPM

A principios de los años 60 los consumidores empezaron a interesarse en el sonido estereofónico y los LP convencionales grabados en sonido monofónico dejaron de fabricarse en 1968.

Comparación de tamaños en discos de vinilo

Competencia de casetes y CD

Phillips introdujo el primer casete en 1962 y le creó al vinilo una dura competencia. Dado que los casetes eran portátiles y se podían rebobinar y adelantar rápidamente, pausar, reproducir o detenerse con solo tocar un botón, los consumidores se aferraron a la nueva tecnología.

Además tenían otra gran ventaja: el usuario podía escoger y grabar allí solo las canciones que más le gustaban. La llegada del Walkman de Sony ayudó a popularizar aún más este formato, permitiendo que la gente pudiera llevar su música favorita a todas partes.

El casete

En 1974, Phillips también comenzó a desarrollar el Compact Disc (CD), que atacaría aún más el ya malogrado mercado del vinilo en 1988. Entre 1988 y 1991 hubo una disminución continua en las ventas de vinilos, y solo los coleccionistas y audiófilos permanecieron fieles al formato.

Discos Compactos (CD)

La estocada final a los discos de vinilo llegó en los años 90 cuando aparecieron los archivos digitales de audio que comenzaron a ser distribuidos a través de tiendas de música en línea y que más tarde empezaron a ser intercambiados de manera ilegal en Internet.

Al final, todos esos formatos fueron desapareciendo en importancia con la llegada de las plataformas de música por streaming en audio y video, que es la forma más usual utilizada hoy en día.

El renacimiento del vinilo

Después de décadas de almacenar música en MP3 en los discos duros de las computadoras, el vinilo resurgió a fines de la década de 2010, y 2020 marcó el primer año en más de una generación desde que las ventas de los discos de vinilo superaron las ventas de CD.

¿Por qué hay gente que regresó al vinilo?

De acuerdo con una encuesta realizada por la fabricante de discos Unified Mfg. Co., estas son las 5 principales razones:

1. Calidad de sonido

Los aficionados a la música aseguran poder escuchar la diferencia de sonido y que el vinilo es mejor que los CD o los archivos digitales.

La gente ha estado escuchando MP3 durante más de una década y cuando escuchan discos de vinilo por primera vez pueden notar que hay algo ligeramente diferente en la calidad del sonido.

Los vinilos prensados ​​hoy suenan mejor que los prensados ​​en los años 60. Esto se debe a que las grabaciones originales ahora salen de matrices digitales en lugar de cintas maestras de menor calidad. El equipo de grabación que se utiliza hoy en día también es mucho más avanzado.

2. Ruido de superficie

Parte de la experiencia del vinilo es el zumbido de la aguja a lo largo de los surcos del disco y el ocasional crujido. A las personas románticas, poéticas y artísticas les encanta este complemento que agrega textura a toda la experiencia.

3. Nostalgia

Quienes comenzaron a escuchar música en los años 60 y 70 extrañan la forma en que escuchan música. Aunque la música digital es portátil y muy conveniente, todavía les gusta experimentar la música en sus salas de estar.

4. Experiencia táctil

Algunos amantes de la música sienten que los MP3 les hacen perder cualquier tipo de interacción física con la música que están escuchando. Es solo música y nada más. Todos pueden tenerla, se puede compartir, es gratis.

Pero hay algunas personas a las que les gusta experimentar la música. La experiencia de abrir el envoltorio, oler la funda, tocar el disco es lo que la mayoría de la gente paga cuando compra discos de vinilo.

5. Es coleccionable

Las carátulas de los discos de vinilo son agradables a la vista. Tienen un atractivo más estético en comparación con los CD o las cintas.

Un estante lleno de discos de vinilo tiene más impacto que uno lleno de CD o que un reproductor multimedia con miles de millones de archivos de música. Algunas personas incluso compran discos de vinilo solo porque les encanta el empaque.

6. Valor

De todos los formatos de música, el vinilo tiene el mayor valor. Los discos de vinilo de hoy podrían venderse 10 veces su precio original dentro de 20 años.

Aunque también se abre cada vez más el mercado de los CD y los casetes, los discos de vinilo en sí mismos son más atractivos estéticamente, más artísticos y, por lo tanto, más valiosos.

Y aunque se podría pensar que quienes compran estos discos físicos de vinilo son los nostálgicos sesentones o los de la Generación X, las encuestas muestran que son los millennials quienes impulsan esta tendencia.

En resumen:

Los discos de vinilo juegan un papel importante en la historia de la música. Veamos la cronología de los eventos que conforman su historia.

  • 1857 – Léon Scott patenta el Fonoautógrafo inventado por Édouard-Léon Scott de Martinville. Este aparato era un dispositivo que podía grabar sonido y hacer una impresión de las ondas sonoras, pero no podía reproducir música.
  • 1877 – Thomas Edison inventa el fonógrafo que podía grabar y reproducir sonido.
  • 1887 – Emile Berliner patenta el gramófono que reproducía un disco de corte lateral plano.
  • 1894 – Se crean los discos de 7 pulgadas (18 centímetros de diámetro)
  • 1901 – Se crean discos de 10 pulgadas.
  • 1903 – Se crean discos de 12 pulgadas
  • 1925: Se establece como estándar la velocidad de grabación a 78 revoluciones por minuto.
  • 1931 – El primer disco de larga duración, prensado en plástico flexible, es introducido por RCA Victor (aunque inicialmente se vio como un fracaso).
  • 1948 – Columbia Record Company presenta el primer álbum de larga duración (LP) de 12 pulgadas con microsurco a 33⅓ rpm.
  • 1949 – RCA Victor introduce un disco de 7 pulgadas a 45 rpm con un agujero amplio en el centro.
  • Años 50 y 60 – Los discos Shellac de 78 rpm dejan de producirse en favor de los discos de vinilo.
  • 1962 – Phillips lanza la primera cinta de casete.
  • 1982 – Los CD (discos compactos) se ponen a disposición del público.

Datos curiosos sobre los discos de vinilo

  • En los Estados Unidos se celebra un día nacional dedicado a los discos de vinilo llamado Día Nacional del Disco de Vinilo. Cae anualmente el 12 de agosto.
  • Anteriormente cuando alguien repetía siempre la misma frase, se le decía que parecía “un disco rayado”. Cuando un disco tiene un rasguño en el vinilo, la aguja se puede atascar en ese rasguño y reproducir lo mismo una y otra vez. Ese es el origen del dicho.
  • Los discos de 12 pulgadas contienen más música que los discos de 10 o 7 pulgadas, lo que los convierte en el tamaño más popular para los discos en la actualidad.
  • Los discos pueden venir en muchos colores. El PVC o cloruro de polivinilo que se usa para hacer discos se puede teñir de cualquier color, por lo que uno puede encontrar discos en todos los colores. Incluso hay discos multicolores y veteados.
  • Además de los discos de colores, también hay discos con imágenes que cubren por completo el espacio reproducible de un disco.
  • Los aficionados a los discos suelen estar de acuerdo en que los discos de colores y los discos de imágenes producen una calidad de sonido inferior. Yo siempre pensé lo mismo…
COMPARTIR

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here