Interfaz de audio versus mezclador: ¿cuál debe usar?

Conozca qué hacen estos equipos, cuáles son sus ventajas y defina cuál sería su mejor opción.

0
Si usted tiene un estudio de grabación en casa, es importante que conozca las diferencias y las opciones de cada una.

Cada día se hace más fácil armar un estudio de grabación propio en casa gracias a todos los recursos e información que se encuentran en internet acerca de equipos de audio. Pero si lo que usted quiere es producir sonido de excelente calidad, no puede conformarse con cualquier hardware.

Lo primero que va a necesitar es un buen micrófono y un dispositivo de audio que reciba y convierta las señales de audio de analógico a digital, y que garantice una calidad de audio superior cuando grabe su locución o vaya a procesar audio para producciones de video, podcasts, etcétera.

En general, para conectar un micrófono a su computador se usan dos tipos de dispositivo de audio: una interfaz o un mixer (o mezclador). Algunos productores incluyen ambos en su configuración de audio, mientras que otros eligen solo uno, dependiendo de sus necesidades de producción.

Pero para poder determinar cuál debe usar, ya sea que esté haciendo podcasts, programas de radio, comerciales o centrándose en la producción de audio a nivel profesional, es útil comprender primero los usos de cada dispositivo.

¿Qué es una interfaz de audio?

En pocas palabras, una interfaz de audio es un dispositivo que conecta su micrófono (y otras fuentes de sonido, como instrumentos musicales) a su computador.

Ahora, ¿no sería más sencillo simplemente conectar directamente un micrófono USB al computador?

Pues, sí, claro que es más sencillo. El problema es que habitualmente las tarjetas de sonido que traen los computadores no están diseñadas para un trabajo profesional. Lo mismo sucede con los diseñadores gráficos: deben cambiar la tarjeta de video por una que cumpla con las exigencias de su labor.

Una interfaz de audio está diseñada específicamente para tomar los sonidos de las fuentes de audio en vivo y enviarlos a su computador para su reproducción o grabación, y a diferencia de las entradas de micrófono que trae su equipo, en realidad conserva la calidad de la sonidos, que es esencial si desea un audio con sonido profesional.

Una Interfaz de audio permite:

  • Optimizar el trabajo de la CPU.
  • Proporcionar Phantom Power para los micrófonos que necesiten.
  • Pre-amplificar la señal de audio.
  • Proporcionar conectores para las entradas de micrófono e instrumentos (línea).
  • Proporcionar salidas para el monitor de estudio y audífonos.

Estos dispositivos tienen salidas FireWire o USB que permiten la conexión directa a su computadora e incluso tienen preamplificadores incorporados para que pueda amplificar la señal de audio de su micrófono de forma que sea lo suficientemente fuerte como para grabar y mezclar.

Las interfaces de sonido vienen en todas las formas y tamaños, y los de calidad de estudio son mucho más grandes para acomodar más entradas. Si usted decide que necesita una interfaz de audio, al momento de escogerla debe tener en cuenta el tipo de grabación que desea hacer.

Por ejemplo, para un Podcast normal en el que puede tener un coanfitrión o un entrevistado, o tal vez una sesión de grabación con un vocalista y un guitarrista, una interfaz de audio de dos entradas es todo lo que necesitará.

Pero si está grabando una conferencia con varios panelistas o una banda de cuatro integrantes, es probable que necesite una interfaz de audio más grande con cuatro o más canales de entrada y salida.

Además de múltiples canales de entrada, algunas interfaces también ofrecen puertos y pantallas adicionales.

¿Qué se debe tener en cuenta al momento de comprar una interfaz de audio?

Entradas y salidas para micrófonos y líneas.

En cuanto al número de entradas, usted debe evaluar cuántos instrumentos o voces desea grabar simultáneamente. Si va a grabar una orquesta con un micrófono individual, por ejemplo, necesitará muchas entradas de micrófono, pero para trabajar en casa, dos entradas son suficientes.

  • La interfaz debe tener conexiones XLR para micrófonos y P10 para instrumentos.
  • No olvide verificar si la interfaz ofrece Phantom Power para conectar micrófonos de condensador.
  • Verifique la presencia de Salidas P10 para monitores activos y estéreo P2 para auriculares.
  • Una salida RCA puede ser interesante. Facilita la conexión de algunos monitores pequeños.
  • Verifique si tiene conectores MIDI (de 5 pines). MIDI (interfaz digital de instrumentos musicales) es el lenguaje que le permite trabajar con instrumentos virtuales. Actualmente, los datos MIDI se pueden transmitir de varias maneras, como a través de USB o Bluetooth, pero los conectores MIDI aún pueden ser útiles.

Tipo de conexión con el computador

Las interfaces de audio pueden venir con entradas USB, Firewire o Thunderbolt. Asegúrese de que su computador tenga la opción de conexión correcta.

  • Firewire: Cada vez es más difícil de encontrar este tipo de conexiones.
  • Thunderbolt: Transmite datos muy rápidamente, pero no todos los computadores tienen esta entrada, así que tocaría comprar una tarjeta adicional que reciba la señal.
  • USB: Debe ser 2.0 o superior.

SNR (Relación de señal de ruido) y THD (Distorsión armónica total)

La SNR señala el nivel de ruido y la interferencia en la señal de audio. Cuanto mayor sea la SNR, mejor será el audio.

El THD indica el nivel de distorsión. Cuanto más bajo es el THD, más preciso es el sonido.

(Importante: esto no siempre es necesariamente cierto. A veces THD puede ser interesante, en el caso de equipos antiguos o efectos que inyectan distorsión intencional).

¿Qué es un mezclador de audio?

Si bien a menudo se le compara y se confunde con una interfaz de audio, un mezclador de audio o mixer tiene un propósito completamente diferente y más complicado. Los mezcladores ofrecen más control sobre lo que se envía a su computadora.

Un mixer está construido con un conjunto de botones giratorios y controles deslizantes que sirven como faders de volumen, ecualizadores y efectos integrados controlables, como reverberación, delay, chorus, flanger, pitch, eco y otras funciones, para cada uno de los canales de entrada.

Los mezcladores son especialmente útiles para actuaciones en vivo y otras situaciones en las que es necesario modificar el audio proveniente de múltiples micrófonos e instrumentos que se están reproduciendo simultáneamente para crear una mezcla clara y sólida.

Con un buen mezclador, es posible nivelar el audio de las diferentes fuentes de sonido, de forma que un sonido particular no sobrepase a los demás. También es posible modificar ese sonido para ajustarlo a sus necesidades.

Hoy en día es fácil encontrar mezcladores con USB incorporado o FireWire, lo que elimina la necesidad de una interfaz de audio separada. Este tipo de conexiones tienen la ventaja de que no tiene que lidiar con cables de audio de entrada y salida, ya sea con conectores XLR, RCA o plugs de 3,5 milímetros.

También hay softwares de producción musical que ofrecen mezclas virtuales sin necesidad de equipos externos. Sin embargo, muchos productores profesionales, de grabaciones de voz o de música, eligen tener dispositivos físicos independientes para tener más entradas, efectos, preamplificadores de mayor calidad, filtros, etc.

El ajuste manual en un hardware de mezcla también permite realizar ajustes más precisos e intuitivos para cada señal de audio.

Algunos puntos para considerar:

Número de canales

El número de canales de un mezclador determina cuántas fuentes se pueden conectar a sus entradas de canales simultáneamente. Por ejemplo, un mezclador de 24 canales le permitirá conectar al menos 24 fuentes de audio, aunque puede haber entradas especializadas adicionales, como entradas de Tape y Talkback.

Algunas consolas de formato más pequeño proporcionan canales estéreo además de canales mono.

Los canales estéreo se cuentan como dos entradas, incluso si comparten un solo canal. Es importante tener esto en cuenta cuando haga su selección.

Tipos de conexión

Además de saber cuántas fuentes conectará a su mezclador, es importante conocer los tipos de fuentes. Si planea conectar principalmente micrófonos, asegúrese de seleccionar un mezclador con suficientes preamplificadores de micrófono.

Si va a conectar fuentes de nivel de línea, asegúrese de que su mezclador tenga al menos algunas entradas de línea para reducir la necesidad de cajas directas.

Buses auxiliares

La mayoría de mezcladoras pueden enviar al menos una mezcla de monitores al escenario. Esto se hace típicamente con buses auxiliares. Cada canal está equipado con un control de nivel para cada envío auxiliar.

Usted construye su mezcla de monitores configurando los niveles de envío auxiliares individuales para cualquier canal que desee que se escuche en esa mezcla. La salida del bus auxiliar se puede conectar a un monitor de piso o In Ears.

Si usa buses auxiliares exclusivamente para monitores, el número de buses auxiliares que tiene determina el número de mezclas de monitores discretos que puede crear.

Tenga en cuenta que los buses auxiliares suelen ser mono, por lo que una combinación de monitores estéreo para sistemas internos requerirá dos buses auxiliares. Por favor tener en cuenta esto según sus necesidades.

Análoga o digital

Un mezclador análogo se basa en circuitos y filtros eléctricos, mientras que un mezclador digital convierte la señal analógica en datos de audio digital que se envían a un procesador integrado. Después del procesamiento, la señal se convierte nuevamente al dominio analógico, donde se puede enviar al sistema PA, sistemas de monitoreo personal, etc.

Si bien ambos tipos de mezclador proporcionarán un control de nivel básico, cada uno tiene ventajas y desventajas.

En general, un mezclador análogo será más asequible y más fácil de usar. Los mezcladores digitales tienden a ser más complejos pero ofrecen más funcionalidad.

Procesamiento de señal

La mayoría de los mezcladores tendrán algún procesamiento de señal integrado en cada canal, en cada bus o en ambos. Cuanto mayor sea el procesamiento de señal disponible en su mezclador, menos dinero tendrá que gastar en equipos externos.

En general, las mezcladoras digitales proporcionan un procesamiento de señal considerablemente mayor que las mezcladores análogas, que generalmente incluyen al menos algunos procesamientos dinámicos y ecualizadores. También es conveniente tener incorporados los efectos de reverberación y delay.

Sin embargo, asegúrese de que los efectos integrados tengan su propio bus auxiliar dedicado; de lo contrario, es posible que tenga que sacrificar una mezcla de monitor para agregar reverberación u otros efectos a las voces e instrumentos.

Opciones de grabación

Muchos mezcladores modernos proporcionan algún nivel de grabación integrada. Esto puede abarcar desde una simple grabación de dos pistas de mezcla principal hasta  grabación multipista completa, ya sea a una grabadora integrada o a una computadora o ambas.

Cuando evalúe las opciones de grabación en la computadora, busque el tipo de conexión (USB, AVB, FireWire, etc.), el software incluido, la profundidad de muestreo y la velocidad de muestreo. La mayoría de los mezcladores modernos con funciones de grabación ofrecen grabación de 24 bits a 44.1 kHz o superior.

Mezclador vs. interfaz de audio para grabación:

Si usted es un principiante, con un estudio casero pequeño o con necesidades de grabación muy básicas, es posible que no necesite algunas de las funciones que se encuentran en la mayoría de los mezcladores.

Pero aunque esto elimina la necesidad de un equipo mezclador de audio, de todos modos es recomendable utilizar un software de producción de música en su computador para sus necesidades de mezcla.

Un mezclador puede ser una buena opción si usted solo tiende a grabar sonidos provenientes de una a dos fuentes, pero la interfaz de audio es otra historia. Si quiere audio de alta calidad, este dispositivo es absolutamente esencial.

Por otra parte, su decisión dependerá principalmente de sus preferencias y objetivos a largo plazo. Si tiene el presupuesto, el espacio y la paciencia para ello, siempre puede obtener ambos dispositivos, especialmente si desea probar suerte con un mezclador y descubrir todo lo que puede hacer para transformar su sonido.

Si está interesado en convertirse en un productor de audio o grabación, definitivamente vale la pena la inversión.

Conclusión

Como mencioné a lo largo de este artículo, ambos dispositivos tienen sus propias ventajas e inconvenientes.

La interfaz de audio es perfecta para un estudio de grabación en casa. Con su diseño más compacto, soporte de salida multipista, señal de salida clara y precio económico, es la opción lógica porque no tiene la complejidad y los altos precios de los mezcladores analógicos modernos.

Esto no implica que los mezcladores sean inferiores de ninguna manera. Siguen siendo el equipo preferido en la industria de la radiodifusión y en muchos estudios de grabación comerciales.

La decisión es suya.

COMPARTIR

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here