15 elementos ganadores para su Programa de la Mañana

Recuerde las 3 'M' de la radio: Música, Mercadeo y Mañanas. Aquí hablamos de la importancia del 'Morning Show' en su emisora y cómo hacerlo bien.

0
La diversión y el humor son claves en las mañanas

El horario de la mañana es el más importante de su emisora. Ponga todo su esfuerzo y recursos en esta franja para lograr el éxito.

Hoy en día, la mayoría de emisoras musicales tienen su programa de la mañana o ‘Morning Show’. Es una forma entretenida –y muchas veces divertida- de acompañar al público en el horario más importante de la radio.

Sin embargo, un programa de la mañana no debe hacerse simplemente con un grupo de personas que se la pasan disparando chistes o comentarios sin sentido, esperando a ver si sale algo que haga reír a los demás.

Depender de la improvisación es un arma de doble filo: algunas veces salen cosas geniales, pero la mayor parte del tiempo lo único que se logra es hablar por hablar, llenando el espacio de cháchara sin sentido o, peor, una lucha en la que cada participante quiere ser más chistoso que los otros.

Es como si un cazador cogiera una escopeta y empezara a disparar al aire sin apuntarle a nada, a ver si por casualidad le pega a un faisán. Lo más probable es no solo que desperdicie todas las balas sino que, de pronto, le pegue a un gallinazo.

¿Por qué es importante un programa de la mañana?

De acuerdo con la sabiduría popular, la gente, en promedio, duerme 8 horas diarias. Es cierto: algunos duermen más y otros menos, pero ese es el promedio. Esto quiere decir que nos pasamos la tercera parte de nuestras vidas durmiendo.

Hoy en día vivimos el mundo de la información: gracias a la tecnología podemos saber al instante lo que sucede en cualquier rincón del planeta. Esa es la razón por la que muchos, luego de estar desconectados del mundo durante 8 largas horas, lo primero que hacemos al despertar es mirar nuestro celular, a ver qué ha pasado mientras dormíamos.

Por otro lado, despertarse es, para muchos, un drama. Implica dejar la comodidad de una cama para levantarse y enfrentar un día de estudio, trabajo y rutina. La gente necesita algo que la motive para salir adelante con energía y ganas de vivir.

Para eso se inventaron los programas de la mañana: para dar información y entretener a la gente al comenzar su nuevo día. Pero para lograr ese efecto en los oyentes es necesario cumplir con una serie de acciones que logren el efecto deseado.

Para hacer un buen programa de la mañana en radio es necesario:

  1. Definir el público al que le va a hablar:

Su programa puede estar enfocado a jóvenes o a adultos, hombres o mujeres, ejecutivos, amas de casa, estudiantes de colegio o de universidad, empleados de oficina o de oficios varios.

Tratar de hacer un programa que satisfaga los gustos de todos los públicos es prácticamente imposible, especialmente cuando hay tanta competencia en la misma radio y en las diferentes plataformas y redes sociales. Por eso hay que segmentar su audiencia.

Entonces tenga claro a quiénes les va a hablar. Utilice su lenguaje, hable de los temas que les interesa, ponga la música que les gusta… en pocas palabras, viva la vida de ellos y represéntela en su programa.

  1. Definir un enfoque:

Defina si su programa va a ser reconocido por ser el más chistoso, el que hace los mejores juegos y concursos, el que cuenta más chismes de farándula, el más serio, el más informativo, el más irreverente, etc.

Tan pronto defina ese aspecto en el cual se quiere enfocar, haga que todo alrededor de su programa gire en torno a ello. Tratar de ser chistoso, informativo, chismoso, irreverente y con los  mejores concursos solo logrará confundir al oyente. Recuerde el dicho: “el que mucho aprieta poco abarca”.

  1. Definir un líder:

Un equipo de fútbol tiene un capitán. Un avión también lo tiene. En su empresa seguramente habrá un gerente. Igual, en un programa de la mañana tiene que haber una cabeza, un director, alguien que sepa llevar el ritmo, repartir juego, manejar los tiempos, saber cuándo alguien se está saliendo de la línea o se pasa de la raya en sus comentarios.

Ese líder no tiene que ser necesariamente el conductor del programa, aunque es lo ideal. De pronto puede ser la persona que maneja la consola. En todo caso, debe existir alguien que tenga la autoridad y liderazgo suficientes para guiar el programa.

Una vez definido ese líder, todos deberán respetarlo y seguir sus instrucciones. Si hay algo en lo que no estén de acuerdo, no deberán discutirlo al aire o desobedecerlo. Más bien se reunirán al final del programa y aclararán cualquier duda.

  1. Asignar los roles:

En un equipo de fútbol, el portero habitualmente no sale a la cancha a tratar de meter goles. Tiene claro que su misión es defender el arco. El delantero no se queda nunca atrás defendiendo al equipo. Su labor es estar al frente marcando goles.

En un programa de la mañana también debe haber roles definidos. No todos pueden ser chistosos. No todos deben presentar la música. No todos deben contar chismes de farándula.

Por esta razón, en el momento de conformar un equipo de la mañana debe buscarse que los integrantes tengan sus roles bien definidos y respetarlos.

Si usted es el ‘serio’ del programa pero se le ocurre un apunte gracioso o recuerda un chiste, no lo diga. Eso lo quitaría credibilidad. Mejor se lo pasa al chistoso.

Si  usted es el galán que defiende siempre a las mujeres, ni se le ocurra echar un chiste machista. Si usted no sabe de fútbol pero se entera de una noticia de interés, pásela al encargado de los deportes.

El respetar los roles hace que la gente recuerde y reconozca más fácilmente a cada uno de los integrantes del programa.

  1. Preparar el material:

Nunca me cansaré de repetirlo. Mientras más material traiga al programa, menos tendrá que improvisar. Nada peor que abrir el micrófono y preguntar al aire: “¿Y ahora con qué vamos?”.

No es necesario libretear el programa, pero hacer una escaleta con las secciones sí ayuda mucho. Cree un ‘reloj’ en el que queden fijas las secciones y demás segmentos durante cada hora del programa.

Si sabe que viene una sección de deportes a las 7:15, entérese de lo que pasó ayer o de lo que pasará hoy. Tenga cifras, datos, nombres, resultados. No se deje sorprender. Manténgase informado de todo.

Revise portales de internet, Instagram, Facebook, Twitter. Mire lo que pasa cuando viene al trabajo y anote cosas curiosas o llamativas de lo que vio. Si ve una serie en Netflix o un reality en televisión, haga anotaciones para comentar en el programa.

Grabe audios de entrevistas o de frases divertidas. Busque en Youtube material sonoro que sirva para entretener a los oyentes. Aunque Wikipedia tiene mucha información, no se quede con lo que allí se publica. Investigue un poco más, compare datos, corrobore fechas.

Preparar todo el material  con anticipación es crucial. El listado de canciones y las cuñas deben estar en su orden debido antes de comenzar el turno, de forma que usted tenga tiempo de PENSAR.

Debe haber un buen intercambio de material para el programa de manera que todos los participantes sepan qué hace cada uno.

Uno siempre debe tener en la cabeza 2 segmentos del programa por adelantado. Uno no puede sonar como un profesional si no se organiza como un profesional.

En este artículo encontrará más claves para perparar el material para su programa. Léalo y aplíquelo ya mismo.

  1. Crear hitos:

Un hito es un poste de piedra o cemento que sirve para demarcar un terreno, los límites de un país o para marcar la distancia en los caminos. A lado y lado de nuestras carreteras vemos hitos que nos indican cuántos kilómetros faltan para llegar a determinada ciudad.

En radio debemos tener también algunos hitos, secciones que sirvan de punto de referencia. Es importante hacer algunos segmentos siempre a la misma hora, especialmente con lo que tiene que ver con estado del tráfico, secciones noticiosas, deportivas o de entretenimiento. Incluso con algún tipo de juegos o concursos.

De esta forma, la gente sabrá qué horas son sin tener que mirar el reloj. Si usted es riguroso y disciplinado, y cumple con el horario todos los días, la gente puede programar sus rutinas con solo escuchar su programa.

  1. Saber cómo empezar y, especialmente, cómo cerrar cada salida al aire:

Para seguir con ejemplos del fútbol, todos tenemos claro que la función principal del equipo es meter todos los goles posibles al contrincante. Lo que no puede pasar es que el arquero saque el balón y los mediocampistas se queden el resto del partido pasándose la pelota.

En una sección de un programa de radio es clave enganchar al oyente con una buena frase que despierte el interés, desarrollar la sección y, sobre todo, saber cerrarla.

En muchos programas, especialmente los que se basan en la improvisación, empiezan una rutina chistosa pero no saben cómo terminarla, y se desvanece. No tiene un ponche al final.

También sucede que no saben cuándo cerrar la sección: alguien echa un chiste o un apunte muy divertido, todos se ríen, y en lugar de pasar a la música o cerrar con una promo, se ponen a hablar de nuevo o cambian de tema o, lo peor, se quedan en silencio y cierran con la fatídica frase: “eso sí…”

  1. Tocar solo los grandes éxitos musicales:

El programa de la mañana no se hizo para lanzar los éxitos. Los oyentes están sintonizando su emisora por los contenidos, el entretenimiento, la información y la diversión que usted les entregue.

La música complementa el ambiente del programa. Por esta razón, pasa a un segundo plano. Las canciones que ponga deben ser lo más conocidas y fáciles de digerir posible.

La música debe ser una disculpa para pasarla bien. Una mala selección musical podría ahuyentar a la audiencia, pero tocar la mejor música no significa necesariamente que va a atraer más oyentes.

Por esta razón, solo ponga éxitos conocidos, que la gente pueda cantar, tararear o silbar. Una canción nueva podría espantar a su audiencia.

  1. Reciclar el material:

Aunque suene duro, entienda que el común de la gente no escucha el programa completo. Pocos están pegados 3 o 4 horas a su programa. De hecho, dependiendo de lo que dure su recorrido al estudio o al trabajo, es posible que solo lo escuchen durante 20 minutos o media hora.

Por esta razón es importante reciclar el material. Si usted preparó una broma, una parodia o una sección clave, no tema en repetirla más adelante. Si la hace una hora u hora y media después, lo más seguro es que ninguno de quienes la escucharon antes la vaya a escuchar de nuevo. Ya se fueron hace rato.

Lo mismo pasa con los reportes del tránsito, el pronóstico del estado del tiempo y otras secciones de servicio: no crea que porque habló del tráfico a las 6:30 de la mañana la situación no va a cambiar. El comportamiento del tráfico y del estado del tiempo son dinámicos, van cambiando a cada minuto.

Tenga presente que estas secciones no se hacen para rellenar. Se hacen para ayudarles a los oyentes a planear su día. Es un importante servicio a la comunidad.

Y algo clave: dé la hora siempre que pueda. Repítala claramente. La gente a esa hora necesita saber si va a llegar tarde o adelantada a su lugar de destino. No se canse de dar la hora. Sus oyentes se lo agradecerán.

  1. Promover lo que viene

Se debe  promover lo que viene en el programa con fuerza. No hay que ser muy específico: “…más adelante, dentro de pocos minutos, tendremos un invitado que protagoniza una de las series más exitosas del momento…”;  “…¡Ey!, no me dejen olvidar que en instantes les contaré la historia de…”; “…luego de esta canción conoceremos los resultados de una encuesta que habla de…”, etc.

Sin embargo, nunca diga “…en minutos traeremos…” y pasan 2 horas sin que presente lo que prometió. Es probable que sus oyentes esperen esas 2 horas… una vez. Nunca más lo harán. Recuerde que si usted no genera confianza, nadie confiará en usted.

  1. Definir cómo será la interacción con los oyentes:

¿Va a dejar que manden “saluditos”? ¿Va a tener complacencias? ¿Abrirá la línea para que los oyentes opinen sobre el tema del día? ¿Hará juegos y concursos con sus oyentes? ¿Prefiere que la participación la hagan por mensajes de texto en Whatsapp o con mensajes grabados?

A algunos les encanta sacar llamadas de los oyentes al aire, conversar con ellos, sacarles cosas divertidas. Otros temen abrirles las líneas porque no se sabe con qué van a salir. Ambas opciones son válidas. Pero defina lo que quiere y cúmplalo. Su programa debe ser consistente siempre.

  1. Definir qué tipo de información va a entregar:

No me refiero a noticias. La gente se despierta queriendo saber el estado del tiempo para hoy, cómo se deberán vestir para ir a la oficina o el colegio, qué hora es y qué pasó en el área y en el mundo durante la noche.

Lo que vaya a comentar debe estar claramente enfocado al público definido. Seguramente no querrá dar noticias políticas en una emisora para adolescentes. Lo esencial es que la información que entregue tenga el ángulo local: “¿Cómo me afecta?

  1. Localizar sus contenidos:

Es vital mantener un perfil de “estar enterado” en términos de localización. Permanentemente se deben dar nombres de personas que uno conoció o de los que leyó en las noticias y que sean de interés local.

Conocer los eventos es otra clave para la localización. Hable de los grandes eventos en su área de cobertura y, donde sea posible, hágase partícipe.

Los puntos de referencia también son importantes para lograr la correcta localización. “Buenos días; aquí traemos una magnifica canción para recordar mientras usted conduce su carro por la congestionada autopista norte…”.

Recuerde las cosas que ve mientras maneja su carro. Haga anotaciones en su libreta. Sea buen observador. Si ve un hueco en la calle, llame a las empresas públicas para saber qué pasa y luego dígaselo a sus oyentes. Siempre debe ser una relación uno a uno.

  1. Definir el manejo del humor:

Se debe crear una sensación de “estar pasándola bien”. Cuando se hace mal, el humor podría ahuyentar la audiencia. El humor, como la música, debe usarse  para complementar los demás contenidos del programa, a no ser que el espacio sea netamente de humor.

Eso sí: recuerde que hacer el humor no es fácil. Se requieren talento, chispa y personalidad. Si quiere profundizar en el tema del humor para su programa, lo invito a leer mi artículo «Hagamos el humor»

  1. Hacer trabajo en equipo:

Debe haber reuniones diarias con el equipo de la mañana, incluyendo todos aquellos que participan (noticias, tráfico, etc.), apenas termine el programa. Esto para reflexionar sobre las áreas positivas  y con problemas, y para planear el programa de mañana. Debe durar entre media y una hora máximo.

Al menos una vez cada dos meses, haga sesiones de Aircheck. Revise permanentemente si los integrantes del programa están cumpliendo con sus roles. Discuta ideas de secciones nuevas. Escuche las sugerencias de los demás integrantes.

Intégrese con el equipo. Salga con ellos a comer, a un evento o a una finca. Invítelos a su casa. Visiten un lugar de moda. Tómese el tiempo para salir del ambiente de trabajo y divertirse como amigos. Eso se verá reflejado en su puesta al aire.

 

 

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here