Cómo tratar con el talento y no quebrarte en el intento

Debes ser cuidadoso con las personas creativas que están en tu estación o programa de radio.

0

Si para Batman existe el Joker y para El Hombre Araña está el Duende Verde, para los programadores o directivos de radio siempre existirá el talento detrás del micrófono.

Para que no trates como tus enemigos a los individuos que están en contacto directo con tus escuchas, te damos unos consejos que te ahorrarán una sesión de coaching y hará que la relación con tus trabajadores mejore notablemente.

Lo primero que debes entender es que hay dos tipos de personas, las que llevan una vida lógica y usan más el hemisferio izquierdo de su cerebro y las creativas que usan el lado derecho.

Si resulta que eres de los que usan más el lado izquierdo de su cerebro, te vas a topar con pared cuando enfrentes a seres creativos.

Para que no te enfrentes a un duelo a muerte por saber quién tiene la razón, empieza por entender lo siguiente:

Los talentos creativos prosperan con la retroalimentación. Antes de dar tu opinión, conoce a tu talento y establece una relación. Debe haber confianza, para que la colaboración tenga éxito. La seguridad es indispensable para que puedas decir algo.

Los creativos gustan de la retroalimentación, pero odian que les digan qué hacer. Antes de abrir la boca, empieza con preguntas concretas. No dispares ideas de inmediato, explora las maneras para que todo funcione preguntando y guiando el proceso.

Las personas creativas son inseguras. No es bueno castigar la autoestima porque bajan su rendimiento. Nunca lo hagas personal, sé concreto con las cosas que te parecen y con las que no. Sin tantas vueltas.

Recuerda que son gente vulnerable. No estás manejando personas, estás administrando emociones. Es necesario que escuches y sientas empatía.

Los creativos se comportan como niños. Las personas que usan más su hemisferio derecho no ven al mundo con lógica y necesitan paciencia. Debes escuchar desde su perspectiva.

Ellos odian algo que te encanta; el orden. No es que los creativos sean desordenados, pero llevan las cosas de un modo distinto; digamos que a diferencia de un calendario, usan las manecillas del reloj.

Siempre recuerda cuestionar a tu equipo con un qué primero y luego un supuesto que los ponga a pensar y a resolver sus propios problemas.

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here