¿Por qué en Colombia hay frecuencias de radio que terminan en decimales pares?

Cómo la falta de visión de los legisladores colombianos llevó a una situación lamentable.

0
En Colombia hay emisoras de FM que terminan en .9 y en .4, por ejemplo.

Colombia tiene una situación particular: al recorrer el dial es posible encontrar estaciones de radio en FM cuyas frecuencias terminan en decimales pares e impares. Así como es posible encontrar en una misma ciudad una emisora en 103.9 también existe otra en los 104.4 MHz.

Quienes tienen sus emisoras en frecuencias que terminan en decimales pares siempre han dicho que se encuentran compitiendo en inferioridad de condiciones porque la mayoría de los radios que llegan al país están configurados para captar la señal en frecuencias ‘impares’.

A pesar de esas quejas, muchas emisoras ‘pares’ han ocupado el primer lugar de sintonía en varias ciudades. Sin embargo, esta situación no deja de ser un problema.

¿Por qué existe esta situación en Colombia? ¿Cómo funciona la distribución de frecuencias en otros países?

Miremos algunos datos de interés.

El espectro electromagnético está dividido en bandas que el Estado asigna para diferentes servicios de comunicaciones: radio en AM, radio de onda corta, televisión en VHF, microondas, telefonía celular, operaciones aeronáuticas, etc.

La distribución de las frecuencias dentro de una banda es completamente arbitraria y se basa principalmente en la historia y en el capricho de los legisladores y, obviamente, es a los países más avanzados tecnológicamente a quienes copiamos sus leyes.

En América, en general, cada estación dentro de la banda de FM ocupa un segmento de 200 kHz, y en la mayoría de los países de nuestro continente las frecuencias de FM terminan en decimales impares.

Por esto es que encontramos emisoras en 88.1 megahercios, 88.3 megahercios, 88.5 megahercios, etc. La separación entre frecuencias de 200 kilohercios, y el hecho de que todos terminan en límites impares es, como dije arriba, completamente arbitrario.

Así lo decidió la FCC de los Estados Unidos hace muchos años y muchos países de América siguieron su modelo. Sin embargo, por ejemplo, las estaciones de FM en Europa están separadas por 100 kilohercios en lugar de 200, y pueden terminar en decimales pares o impares.

Cómo funciona la radio FM en Estados Unidos

Específicamente, la banda de FM comercial comienza en los 88.0 MHz y termina en los 108.0 MHz.

Debajo de los 88.0 MHz están las frecuencias de los canales 2 al 6 de televisión, y encima de los 108.1 MHz están los canales de televisión en VHF del 7 al 13. Por esto, en algunos radios es posible escuchar, en el rincón izquierdo o derecho del dial, la señal de televisión de estos canales.

En el siguiente gráfico se observa cómo está dividido el espectro en lo concerniente a la radio:

La banda de FM comercial está dividida en 100 canales, cada uno de 200 kHz de ancho (es decir, 0.2 MHz). Comienza en el canal 201 y termina en el canal 300.

El canal 201 va de los 88.0 a los 88.2 MHz. El canal 202 va de los 88.2 a los 88.4 MHz, y así sucesivamente hasta el canal 300, que va de los 108.0 a los 108.1 MHz.

El centro de cada frecuencia se localiza en la mitad del ancho de banda de cada canal de FM, es decir 0.1 MHz arriba de la parte más baja del canal. Por ejemplo, la frecuencia central del canal 201 es 88.0 MHz + 0.1 MHz = 88.1 MHz.

Teniendo en cuenta lo anterior, las frecuencias de FM se determinan así:

      88.0 MHz + 0.1 MHz = 88.1 MHz

      88.2 MHz + 0.1 MHz = 88.3 MHz

      88.4 MHz + 0.1 MHz = 88.5 MHz

Y así sucesivamente hasta los 108.0 MHz + 0.1 MHz = 108.1 MHz.

De esta forma, cada centro de frecuencia debería terminar con una extensión decimal impar: .1, .3, .5, .7 o .9.

Como dije al principio, y para evitar interferencias, cada frecuencia en Estados Unidos está separada de su vecina en 0.2 MHz hacia arriba y 0.2 MHz hacia abajo. Por esto la separación entre frecuencias de FM debería ser de, al menos, cada 0.4 Megahercios.

De esta forma, y copiando el modelo estadounidense, en la mayoría de los países de América las frecuencias están organizadas así: 88.1, 88.5, 88.9, 89.3, 89.7, 90.1, etc.

Sin embargo en Colombia, además de las llamadas “frecuencias impares” también tenemos las “frecuencias pares”.

¿Qué pasó en Colombia?

En algún momento, cuando se concesionaron las frecuencias de FM a inicios de los años 80, el Ministerio de Comunicaciones decidió dejar el mismo decimal para todas las emisoras de un mismo mercado.

Es decir, todas las frecuencias de Bogotá y Medellín terminaban en .9; las de Cali terminaban en .5; las de Barranquilla en .1; las de Cartagena en .5, y así en otras ciudades.

De esta forma, por ejemplo, las frecuencias en Bogotá y Medellín quedaron así: 88.9, 89.9, 90.9, 91.9, etc.

Aún no sé por qué el Ministerio tomó esa decisión, creando una situación única en nuestro continente y posiblemente en el mundo. Esta situación, además, bloqueó el crecimiento de la radio en FM en nuestro país.

Para acabar de enredar las cosas, en algún momento al Ministerio le dio por conceder, en Bogotá, frecuencias diferentes al .9. Es así como le entregó la frecuencia 98.5 a la Universidad Nacional de Colombia y la 99.1 a la Radiodifusora Nacional (que tiene allí a Radiónica).

Por esta razón no ha podido asignarse la frecuencia 98.9 en Bogotá, que quedaría a solo 0.2 MHz de la 99.1 (la separación debería ser de 0.4 MHz).

El problema

Probablemente, en el momento de tomar la decisión de separar las frecuencias cada 1 MHz y que todas las frecuencias de FM terminaran en .9, como es el caso de Bogotá y Medellín, los del Ministerio de Comunicaciones pensaron que con 19 frecuencias en el dial sería más que suficiente para cada ciudad.

Por ese pensamiento tan miope y cortoplacista no tuvieron en cuenta que si entregaban las frecuencias cada 0.4 MHz, como ocurre en otros países, y no cada 1.0 MHz, en cada ciudad hubieran podido concesionar 30 estaciones de radio en FM y no 19, como ocurre actualmente.

Esa miopía de los legisladores de la época creó un grave problema, porque al llenarse el dial a mediados de los años 90 hubo que buscar una solución poco práctica para otorgar las nuevas frecuencias: abrir frecuencias ‘pares’.

Recordemos que la separación entre frecuencias debería ser de 0.4 MHz, pero en Colombia habían decidido separarlas cada 1 MHz.

Entonces, al buscar cómo otorgar nuevas frecuencias usando la separación de 0.4 MHz, habría que reordenar el dial de esta manera: 88.1, 88.5, 88.9, 89.3, 89.7, 90.1, etc.

Aunque a primera vista parece fácil, lo cierto es que se hubiera creado un problema gigantesco, porque la mayoría de emisoras existentes hubieran tenido que cambiar su frecuencia.

Esta propuesta fue presentada en su momento por el Ministerio de Comunicaciones pero Asomedios, la asociación que agremia a los radiodifusores del país, la rechazó por completo.

En el ejemplo de arriba vemos que ya no se podría usar la frecuencia 89.9, que en Bogotá ocupa Blu Radio y en Medellín Mix Radio. Estas emisoras tendrían que cambiar sus frecuencias a 89.7, 90.1 o a las que el Ministerio decidiera moverlas.

Emisoras tan tradicionales y exitosas como Olímpica de Bogotá, en 105.9 MHz, o La Voz de Colombia de Medellín, en 94.9 MHz, también hubieran tenido que cambiar sus frecuencias de emisión, con el problema que estos cambios traerían.

Y ese problema se repetiría a lo largo del dial en todo el país.

¿Se imaginan todas las emisoras teniendo que cambiar todas sus identificaciones, promos, logos y demás elementos de marca?

¿Se imaginan la confusión entre oyentes y anunciantes?

La solución

Por eso, cuando el Ministerio decidió abrir una nueva licitación a finales de los años 90, la solución salomónica fue entregar las frecuencias que quedaban en medio de las .9, que son las .4. Es decir, la separación ya no sería de 0.4 sino de 0.5 MHz: 88.9, 89.4, 89.9, 90.4, 90.9, etc.

Esta solución se aplicó en todas las ciudades.

De allí salió el problema de las famosas “frecuencias pares”.

¿Qué tal el enredo?

Y es que en Colombia, la mayoría de los receptores de radio han sido importados de los Estados Unidos y Japón, que separan sus frecuencias cada 0.4 MHz, y todas sus frecuencias son “impares”.

Los receptores de radio traídos de esos países no sintonizaban las frecuencias “pares”. Por esta razón, estas emisoras quedaron en gran desventaja con respecto a las que estaban en frecuencias “impares”.

Afortunadamente los vendedores de equipos de sonido y los mismos concesionarios de carros tomaron conciencia del problema y comenzaron a vender radios europeos, que sí pueden sintonizar ambos tipos de frecuencias, pares e impares.

De esta forma se ha venido solucionando el problema poco a poco, pero no es ningún secreto que las frecuencias “pares” siguen estando en inferioridad de condiciones.

Además, al configurar esos radios europeos para sintonizar las frecuencias ‘pares’, también se cambiaba la configuración de las emisoras de AM, que ya no estarían separadas por 10 kHz, que es el estándar estadounidense, sino por 9 kHz, que es el estándar europeo.

Esto significa que sería muy difícil y hasta imposible sintonizar algunas frecuencias de AM. Por ejemplo, para escuchar una emisora de AM en 810 kHz el receptor solo podría sintonizarse en 809 kHz, afectando el sonido.

Otra solución la dio, años más tarde, internet: gracias a la transmisión por streaming, hoy en día se pueden escuchar estas emisoras sin mayores inconvenientes a través de las apps, las páginas de internet o sitios como TuneIn, Radio Garden y similares.

Conclusión

W Radio dijo el pasado 10 de marzo que el documento necesario para abrir en Colombia el proceso de licitación para emisoras comerciales ya estaba “prácticamente listo” y que sería entregado oficialmente por la Agencia Nacional del Espectro (ANE) el pasado 30 de marzo.

El documento que menciona W Radio dice que la ANE planifica abrir 319 canales en el proceso de la licitación, y que los departamentos con mayor número de canales hasta este momento serían:

Antioquia: 30 canales

Bolívar: 21 canales

Boyacá: 21 canales

Córdoba: 24 canales

Habrá que esperar a que el Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (MinTIC) abra la licitación pública para saber cómo va a ser la adjudicación de las nuevas frecuencias.

COMPARTIR

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here