20 consejos para mejorar su locución en radio

Un locutor o disc-jockey de radio no es cualquier persona que se sienta frente a un micrófono y se dedica a enviar “saluditos”, a repetir interminablemente que llamen a pedir sus canciones favoritas o a que lo sigan en las redes sociales.

0
Con estas recomendaciones es posible que usted aprenda algunas técnicas que enriquezcan su puesta al aire.

A nadie le gusta escuchar a alguien aburrido. La gente espera a alguien que sea capaz de pintar con palabras lo que sucede. Alguien que pueda entretener, divertir e informar.

Un locutor o disc-jockey de radio no es cualquier persona que se sienta frente a un micrófono y se dedica a enviar “saluditos”, a repetir interminablemente que llamen a pedir sus canciones favoritas o a que lo sigan en las redes sociales.

Con las siguientes recomendaciones es posible que usted aprenda algunas técnicas que enriquezcan su puesta al aire.

20. Controle su estrés y su estado de ánimo.

Uno nunca sabe qué va a pasar cuando está al aire. Puede ser que lo llame un oyente molesto, que su emisora salga del aire por cualquier motivo, que entre el Director a regañarlo por algo que no salió bien, que se acerque alguien del área comercial a recordarle que debe pasar las menciones comerciales a tiempo o que lo llamen del banco a recordarle que no ha pagado su tarjeta de crédito.

Pase lo que pase, lo primero es la audiencia. Hay que aprender a tener calma y concentrarse en su turno. Deje las preocupaciones para después del turno y enfóquese en entretener a sus oyentes.

19. Prepare con anticipación su turno para que no suene falso al aire.

A la gente le gusta escuchar locutores que saben de lo que están hablando. Por esto, antes de ponerse a improvisar sobre un tema, investigue. Hoy en día puede conocer con anticipación cuáles son las canciones que va a presentar en su turno.

Decida acerca de cuáles va a hablar y prepare lo que va a decir. Puede ser una noticia reciente, una frase que le llamó la atención o una curiosidad acerca del artista. Si la única fuente que tiene es Wikipedia, no la lea textualmente. Dele su propia interpretación.

18. Escuche la emisora en otras franjas.

Hace tiempos los locutores llegaban, hacían su turno y se iban. Hoy se hace imperioso escuchar todo el tiempo la emisora en la que trabaja. Qué dijeron sus compañeros, de qué hablaron, cómo presentaron las canciones, cómo leyeron las menciones y promos.

Discuta con sus compañeros lo que hicieron bien y lo que pueden mejorar. Recordemos que es un trabajo de equipo y la emisora debe tener un sonido homogéneo a lo largo del día.

17. Siempre lea con anticipación los textos que le entregan.

Puede ser una cuña leída, una noticia, una promo de un evento de la emisora o los mensajes que le llegaron por el WhatsApp o las redes. Léalas antes. Anticipe cualquier error de redacción, nombres y palabras difíciles de pronunciar o en otro idioma. De esta forma no va a gaguear al aire. Sonará sólido y seguro.

16. Nunca haga comentarios racistas, sexistas o discriminantes.

Hoy, más que nunca, hay que cuidar lo que dice. No es sólo un simple acto de cortesía o de inclusión. Recuerde que las redes son implacables.

15. Prepare su trabajo fuera de cabina antes y después de su turno.

Hoy en día el disc-jockey no sólo tiene que preocuparse por su turno. Seguramente tiene muchas otras tareas. No las prepare durante su turno. No se distraiga. Concéntrese en salir al aire lo mejor que pueda.

No descuide sus otras responsabilidades, pero saque tiempo fuera del turno para hacerlas. Planear su día le ayudará a concentrarse y organizar su trabajo sin interferencias.

14. Siempre esté orgulloso de donde viene.

Cada vez es más común que un locutor sea trasladado a ciudades diferentes a la que nació. Incluso, con la llegada de las emisoras por internet, muchas veces estará hablando a públicos de muchas regiones del mundo.

Aunque es importante adaptarse a las costumbres de su nuevo lugar de residencia, nunca se olvide de dónde viene. Sea orgulloso de donde nació. Comparta con su audiencia esa información sin denigrar del sitio donde vive ahora. Al público le gusta la autenticidad de la gente.

13. Ríase de usted mismo.

Nunca se tome demasiado en serio. La vida es muy corta así que aprenda a reírse de sus errores.

De otro lado, no se sienta mal por un comentario negativo en las redes o por una llamada telefónica. Esa llamada no representa al total de su audiencia, que puede ascender a decenas o cientos de miles. Nunca se sabe quién llama ni cuáles son sus intenciones.

12. Llegue a su turno a tiempo y bien presentado.

La magia de la radio está en que la gente no lo ve sino que se lo imagina. Sin embargo es diferente hacer un turno en pantaloneta, chanclas y camiseta tipo esqueleto a llegar con ropa cómoda pero presentable. Hágalo por respeto a sus compañeros de trabajo, especialmente con los de otras áreas.

Además, nunca se sabe quién puede llegar a visitarlo: un artista, un cliente o su futura esposa. Recordemos también que cada vez es más común la presencia de cámaras de internet.

Y aunque haya llegado una hora antes a la emisora a preparar lo que va a decir, no empiece su turno tarde. Su público espera encontrarlo siempre a la misma hora. No les quede mal. Además es una simple regla de cortesía con el disc-jockey que lo antecede.

11. Promueva los turnos de sus compañeros.

Está bien: usted es una estrella. Pero la gente también quiere oír a sus colegas. Siéntase orgulloso de trabajar con ellos. El éxito de la emisora no sólo se debe al trabajo suyo.

Además, con seguridad a usted también le gustará que ellos promuevan su turno. Así mismo, el público querrá sentirse parte de esa comunidad de la que usted hace parte con sus compañeros.

10. Involúcrese con su comunidad.

No sólo hable de lo que pasa allí. Vincúlese a ella. Conózcala. Visítela. Interactúe en persona con la gente. Aprenda cuáles son sus gustos, a dónde van a comer, a descansar, a rumbear. Conozca sus preocupaciones, qué los divierte, qué los diferencia de otras comunidades.

9. Trate de ser amigo de todos

“Nadie es monedita de oro para caerle bien a todo el mundo”. Bueno, esa frase puede ser cierta, pero uno sí puede hacer el esfuerzo. De esta forma el trabajo de todos será más entretenido y lo disfrutarán más.

No importa si es el departamento de ventas o administrativo. Pueden ser los técnicos e ingenieros o la señora del aseo.

Mantenga buenas relaciones con todos. Ellos también son parte integral del éxito de la emisora. Conozca las funciones de sus compañeros de trabajo. Ellos también se están esforzando por sacar la emisora adelante.

8. Aprenda nuevas habilidades

Preocúpese por saber cómo funcionan las cosas dentro de la emisora. Cómo grabar su turno al aire. Cómo sacar una llamada al aire con buen sonido. Qué hacer si falla un micrófono. Cómo reiniciar la computadora. Qué hacer si se daña el cable de sus audífonos.

Sepa cuándo la emisora está fuera del aire en transmisores. Resuelva el problema si hay un audio desfasado. Lea, estudie, cultive su curiosidad.

7. Comparta su personalidad son sus oyentes

Cuente historias divertidas de su vida. Relaciónelas con el título de una canción. Hable de lo que le pasó cuando iba para la emisora. Haga que la gente sepa qué le gusta a usted y qué le molesta.

No tienen que ser historias interminables, sólo pequeñas anécdotas. A la gente le gusta saber que usted es real, una persona de carne y hueso. Usted es ese amigo que no ven.

6. Juegue con la imaginación de la gente

La radio es el único medio en el cual uno dibuja imágenes con la voz. Cuando a uno le muestran una foto de una mujer y le dicen que es la más hermosa del universo, habrá algunos que están de acuerdo y otros que no, pues cada quien tiene una definición propia del concepto de belleza.

Pero si usted describe a esa mujer en sus propias palabras pondrá a la gente a jugar con su imaginación y le darán la razón. Cuente historias y situaciones. Juegue con los sentimientos de la gente. Haga que se rían, que se pongan tristes, que se molesten.

5. Conozca a su audiencia. Viva su vida

Siempre hemos oído el dicho de “ponerse en los zapatos de alguien”. Hágalo permanentemente. Entienda qué hacen, cómo viven, de qué hablan, qué está de moda, qué les molesta, con qué vibran.

Si hay una serie de televisión de la que la gente está hablando, véala. Si la gente se queja del tráfico en algún lugar específico, vaya allá y vívalo. Lo importante es entender al público que le está hablando, aunque esto lo obligue a hacer cosas que no acostumbra.

4. Vuélvase un experto en redes sociales

Ya hablamos de aprender nuevas habilidades. Sin embargo la importancia de las redes sociales merece ser tratada en un punto aparte.

No las use únicamente para que le pidan canciones. No cree falsas expectativas a sus oyentes. Al fin y al cabo, es muy posible que no se pueda salir de la programación que le dejó el Director. Más bien, trine acerca de lo que viene más adelante en su turno.

Publique una foto del artista que lo está visitando. Muéstreles a sus oyentes el peinado extraño que trajo una de las disc-jockeys. Promueva el próximo evento de la emisora. Haga algún concurso divertido.

Suba un meme o un video que le pareció gracioso. Responda las inquietudes de sus oyentes. Cuénteles lo que viene más adelante. Establezca una conversación de tú a tú con ellos. Haga un video divertido con sus compañeros de trabajo.

No use las redes de la emisora para conseguir novias. Para eso están sus redes personales, y si lo va a hacer, hágalo por fuera del turno.

3. Háblele a una sola persona, no a toda la audiencia

Estamos acostumbrados a hablarles “a todos los oyentes que nos escuchan a esta hora”. Muchas veces saludamos diciendo “qué tal amigos”. Pero eso es algo que podemos cambiar. Al fin y al cabo, la Radio es un medio unipersonal.

Uno debe comunicarse con cada oyente, de tú a tú. Háblele a él. Converse con él. Imagínese que está en contacto con su mejor amigo. Acérquese a él.

Y, muy importante: aprenda lo que es la concordancia. Decida si va a tutear o si va a hablar de ‘usted’ o de ‘vos’. Nada suena más feo que “Recuerda que usted puede escribirme…”.

2. Grábese sus turnos

Carlos Montoya no es sólo una de las voces comerciales más importantes de Colombia. Es, además, un excelente disc-jockey y presentador. Cuando recién llegó a Bogotá, recuerdo que venía a mi oficina a grabar cada una de sus salidas al aire en mi equipo de sonido.

Corría desde el estudio, se escuchaba, ponía a grabar de nuevo y se iba a continuar con su turno. Él mismo se auto-criticaba y corregía cualquier defecto.

Hay muchas aplicaciones que permiten grabar el audio en su Smartphone. Grábese. Escuche cómo salió su turno apenas lo termine. Analícelo. Haga de cuenta que está oyendo a la competencia y critíquelo.

Aprenda de sus errores. Póngase metas de cómo mejorar lo que hace, y cúmplalas.

1. Tenga algo que decir.

¿Quién quiere escuchar a un locutor aburrido? Si bien es importante manejar la voz, modularla, cambiar los ritmos de acuerdo con las música que presenta, manejar los intros, también es necesario comunicar, transmitir pasión, contagiar al oyente de lo que habla.

Usted, al aire, es un vendedor: venda cada canción. Venda cada evento. Venda a su emisora. Venda su personalidad.

Conclusión

Es posible que cuando lea estas notas diga, “qué buen artículo, tiene toda la razón”. Pero no se quede ahí. Ponga en práctica estas recomendaciones. No se sienta ridículo haciendo lo que se sugiere. No crea que está perdiendo el tiempo. Tómese su trabajo en serio. Sea profesional.

Eso es lo que marca la diferencia. Esto es lo que le ayudará a diferenciarse de los demás, y a la larga, cobrar más por su trabajo.

COMPARTIR

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here