Consejos para mejorar su voz

Un locutor de radio no solo debe preparar lo que va a decir sino entrenarse constantemente para estar seguro de que lo que vaya a decir sea entendido claramente y de manera entretenida.

0
Siempre será importante lo que decimos y la forma como lo decimos.

No es ningún secreto saber que detrás de una buena emisora de radio siempre habrá buenas voces. Aunque los contenidos sean excelentes, si las voces que se escuchan son aburridas o mal entonadas no se logrará mantener enganchada a la audiencia.

Por esta razón un locutor de radio no solo debe preparar lo que va a decir sino entrenarse constantemente para estar seguro de que lo que vaya a decir sea entendido claramente y de manera entretenida, especialmente si tenemos en cuenta que quien lo va a escuchar no lo está viendo.

Quienes llevamos mucho tiempo de estar en la radio sabemos que el poder de nuestra voz puede ser tan poderoso que, incluso, la gente tiende a enamorarse de ella. ¿Cuántos de nosotros hemos conseguido novias y amigos gracias a nuestra locución?

En mi caso personal, mi esposa, con quien llevo casado 39 años, se enamoró inicialmente de mí por mi voz.

Para sacarle el mayor provecho a nuestra voz debemos entender dos cosas que son claves en nuestra forma de hablar:

  • Lo que decimos
  • Cómo lo decimos

Pero, ¿cuáles son las bases para conseguir una voz de radio de buena calidad?

LOS 3 PILARES DE UNA GRAN VOZ DE RADIO

Cuando se trata de lograr una voz de radio notable, hay tres pilares principales a los que adherirse:

1. Conozca su voz

Conocer la propia voz es el aspecto más crítico de los componentes. Este elemento también se aplica a los recién llegados a la industria de la radiodifusión. Los novatos deben tener una voz rica y natural para parecer seguros en su presentación.

Trate de entender qué es lo que puede lograr con ella. Entienda, también, sus limitaciones. En mi caso, desde el principio sabía que no podría competir nunca contra las grandes voces profundas, así que nunca intenté usarla de esa forma.

2. Familiarícese con su micrófono. La calidad es importante

Recuerdo que, al inicio de mi carrera, vi a algunos disc-jockeys extranjeros que usaban unos audífonos con el micrófono incorporado y quise tener unos iguales. En un viaje a Estados Unidos fui a una tienda y quise comprar unos.

El problema es que no supe explicar exactamente lo que quería y terminé comprando unos audífonos de comunicación interna entre productores. Aunque sonaban muy bien, el micrófono era de muy mala calidad y solo me sirvieron para tomarme fotos con ellos…

De la misma forma, los audífonos para computador no son los mejores dispositivos para usar en la radio. Pueden ser útiles cuando se habla a través de plataformas de internet, pero no para la radio. El diseño de sonido de esos auriculares no es el adecuado para fines de difusión.

A medida que va pasando el tiempo los micrófonos se han ido volviendo más baratos y accesibles. Usted puede ir a una tienda local de productos electrónicos o comprarlos en línea. Independientemente del lugar que elija, la calidad del micrófono debe ser una prioridad.

3. Use procesamiento de audio

¿Sabía que todas las emisoras de radio usan algún tipo de procesamiento de audio? Si alguna vez le ha dado una mirada al rack de equipos de la emisora en la que trabaja habrá visto algún equipo marca Orban, Omnia, Wheatstone, Aphex, Eventide, etcétera.

Es verdad. Las estaciones utilizan procesamiento de audio para mejorar el sonido general de la estación pero también, y de manera especial, la presencia vocal de los locutores.

De hecho, muchas emisoras de radio también usan procesadores de voz no solo en su cadena de transmisión sino para los micrófonos, antes de llegar a la consola. De esta forma se consigue un mejor tono, con buena ecualización y presencia.

Un procesador de audio no es una herramienta reservada solo para locutores de radio. Otros actores de voz también pueden beneficiarse de él. Cuando se emplean correctamente, los procesadores de audio son una excelente manera de agregar presencia a la voz, al tiempo que le dan más fuerza.

PERFECCIONE SU VOZ

Ahora que conoce esos tres pilares, pasemos a ver algunos consejos para perfeccionar lo más importante: su voz.

1. PRACTIQUE DE MANERA REGULAR

a. Ejercite sus cuerdas vocales de manera consistente.

Las cuerdas vocales son unos músculos alojados en el canal de la garganta y, como todos los músculos, deben ser ejercitados para fortalecerlas. Cuanto más entrenamiento haga con ellas, más poderosa será su voz.

Cuando haga ejercicios de voz asegúrese de llegar a las octavas altas y bajas de su rango de voz. Para alcanzar esos niveles deberá elegir palabras que tengan sonidos específicos. Es fundamental repetir las palabras elegidas, golpeando el rango vocal con una tensión bien controlada.

b. Articule regularmente palabras que le parezcan difíciles

El pronunciar algunas palabras puede ser un obstáculo difícil incluso para el locutor más veterano. Algunas de las razones pueden deberse al acento de una persona o al uso poco frecuente de tales palabras.

Incluso hay ciertas pronunciaciones que se dificultan para la mayoría. Tal es el caso, por ejemplo, de la combinación de las letras “s” y “r”. Si no me cree, trate de leer en voz alta esta frase: “Los riscos negros rocosos”.

Hay locutores que prefieren evitar este problema usando sinónimos. Sin embargo esto no siempre es posible, especialmente cuando el productor quiere que el texto sea leído tal como fue redactado.

Pero hay una mejor manera de enfrentar el problema. Tal como usted seguramente se mira al espejo antes de salir de casa para asegurarse de que está bien presentado, lo mismo puede hacer para evitar errores de pronunciación.

Párese frente a un espejo y comience a practicar, diciendo cada palabra difícil lenta y correctamente, tratando de no balbucear o gaguear.

Si el problema es su acento, intente hacer ejercicio recitando trabalenguas. Asegúrese de utilizar un ritmo rápido al articular los trabalenguas. Con el tiempo, su cerebro aprenderá a pronunciar estas palabras correctamente y sin esfuerzo.

c. Grabe su locución y escúchela con atención para verificar su progreso

¿Alguna vez ha oído hablar de Confucio, un famoso filósofo y político chino que vivió entre el 551 a. C. y el 479 a. C.? Bueno, aquí hay una cita famosa de él:

“Aprender sin reflexionar es un desperdicio. La reflexión sin aprender es peligrosa”.

No se limite a seguir los dos consejos anteriores creyendo que con eso ya va a mejorar. ¿Cómo saber si comete errores en sus sesiones de práctica? Sencillo: escuche las grabaciones de su locución. En radio, eso se llama ‘Aircheck’.

Al escuchar su locución grabada podrá identificar errores de voz y áreas que necesitan mejoras. Además, la reproducción de las grabaciones a lo largo del tiempo le permitirá conocer las cualidades de su voz.

2) PERFECCIONE SU ESTILO VOCAL

Si usted tiene el don de poseer una voz poderosa y única, siéntase agradecido. Sin embargo, esa voz hay que perfeccionarla siempre, y para ello hay algunas técnicas:

a. Mantenga su voz natural y auténtica

No importan los mitos que haya escuchado. La verdad es que es imposible cambiar su voz natural. Incluso con los avances tecnológicos de hoy, todavía es difícil obtener una voz que se diferencie realmente de la que es naturalmente suya.

Por más que se esfuerce en tratar de cambiarla, tarde o temprano regresará a su voz natural.

Por eso, en lugar de hacer algo que se pueda volver contraproducente por tratar de acoplarse a un estereotipo, concéntrese en hablar con su voz natural. Incluso si su audiencia cambia en términos de edad, religión, raza o región, no trate deliberadamente de cambiar su voz.

Más bien trate de mantener su voz en un tono orgánico, como lo haría en una conversación normal. Incluso si está leyendo un guion, intente sonar relajado y natural. Evitar la locución demasiado formal es una forma correcta de conectarse con los oyentes.

b. Conéctese intencionalmente con sus oyentes

Los oyentes que sintonizan una emisora no solo quieren entretenimiento; también tienen sed de estar informados y educados. Como locutor de radio, la investigación debería ser la columna vertebral de su profesión.

Usted deberá estar informado sobre las últimas noticias y cualquier tema de interés actual. Asegúrese de hablar sobre temas que crea que a los oyentes les gustaría discutir en lugar de hablar solo de lo que a usted le gusta. No olvide tomar notas y buscar temas que generen conversación.

¿Cómo determinar el tipo de temas en los que debe enfocarse?

  • Preste atención a los temas sobre los que sus oyentes escriben o llaman para conversar.
  • Verifique la información de tendencias en redes para descubrir temas de actualidad que generen opinión.

c. Evite salirse del tema

Es fundamental mantener la coherencia en su conversación. No deje sin terminar una idea o un concepto por haberse salido del tema. Aunque pueden surgir distracciones, manténgase alerta y consciente, de forma que pueda regresar al tema original.

d. Encuentre el ritmo

El uso de señales no verbales, como el lenguaje corporal y los gestos, constituye aproximadamente el 93% de nuestra comunicación diaria. Por lo tanto, hablar con personas que no vemos puede ser un gran desafío para un locutor de radio.

A continuación, algunos consejos para encontrar el ritmo adecuado:

  • Hable clara y lentamente para asegurarse de que sus oyentes comprendan todo lo que está diciendo.
  • Cuando esté solo, en cabina, evite la monotonía enfatizando ciertas palabras.
  • Permita que su programa tenga pausas breves. No solo dará unos segundos para un respiro, sino que también brindará a la audiencia un pequeño descanso.

3) CALIENTE SU VOZ

Como dije arriba, las cuerdas vocales son músculos y, al igual que cualquier deportista, antes de usar la voz es esencial realizar un calentamiento adecuado. El calentamiento permite aflojar los músculos vocales además de evitar lesiones y reducir el riesgo de pérdida de la voz.

Los siguientes consejos se pueden observar antes o durante una transmisión. Use las primeras 4 técnicas antes del turno o programa. En cuanto a las demás, usted ya determinará cuándo es mejor aplicarlas.

a. Relaje su lengua

Hay un ejercicio simple para ayudar a relajar la lengua mientras estimula la respiración y la voz. Aquí lo tiene:

  • Ponga la lengua en el paladar, detrás de los dientes superiores.
  • Haga vibrar la lengua, mientras exhala, emitiendo el sonido de una «r».
  • Repita este ejercicio usando varios tonos de voz.

Advertencia: no sobrepase el nivel de comodidad de su voz.

2. Relaje las mandíbulas

Caliente su boca disminuyendo la tensión de su mandíbula. Use la palma de su mano para frotar los músculos debajo del pómulo. Mientras masajea su cara, presione los músculos hacia adentro y hacia abajo mientras deja que su mandíbula se abra por sí sola. Recuerde, el movimiento debe ser circular.

c. Haga vibrar su garganta y sus labios

Exhale el aire por la nariz emitiendo un ligero sonido «hmmm» con la boca cerrada. El nivel de sonido debe estar en una octava baja y cómoda. Repita la acción pero agregue una expresión «ah» a la segunda mitad de la exhalación.

Luego intente imitar el resoplido de un caballo, relajando su lengua y haciendo vibrar sus labios mientras exhala el aire. Vuelva a inhalar y luego emita algún sonido con los labios al exhalar.

d. Varíe el tono de su voz entre sonidos graves y altos

Empiece con una octava baja usando el sonido de las letras “i” y “u”. Luego, vaya subiendo el tono lentamente -como una sirena- para estirar la voz. No trate de forzar su rango. Más bien, haga el ejercicio con suavidad mientras trata de expandir el rango de voz con cada repetición.

e. Manténgase hidratado

Hablar durante períodos prolongados puede llevar a la deshidratación de la garganta, lo que tiende a afectar el tono y la velocidad de la voz.

¿Y qué es lo que causa esa sequedad? Si las cuerdas vocales no están humedecidas por la mucosidad que las protege, sus tejidos podrían secarse y sufrir lesiones permanentes. Para mantenerse hidratado, beba té tibio o agua con una rodaja de limón por la mañana y a lo largo del día.

A continuación, otros consejos para mantener hidratada su garganta:

  • Evite los productos lácteos y la leche. Fomentan mucha producción de moco.
  • Tome bebidas tibias en lugar de bebidas muy calientes o muy frías.
  • Coma una manzana verde o beba su jugo. Las manzanas verdes tienen pectina, que ayuda a combatir la flema.
  • No ingiera bebidas con cafeína o muy azucaradas. Pueden generar un efecto de sequedad en la garganta.
  • Trate de inhalar un poco de vapor para humedecer su laringe y aliviar sus cuerdas vocales.
  • Tome sorbos de agua regularmente para evitar que su garganta se seque.

f. Regule su respiración y postura

Respirar es algo básico que hacemos sin darnos cuenta, pero cuando estamos al aire debemos aprender a manejarla adecuadamente. Aprenda a respirar profundamente sin levantar los hombros. Si es necesario, abra una ventana y deje que aire más fresco ingrese por sus fosas nasales.

Recuerde mantener su cuerpo erguido y relajado. No encorve los hombros; solo relájelos. Si se encorva, estará ejerciendo presión sobre la caja torácica, sofocando su proceso de respiración.

CONCLUSIÓN

Para cerrar, dos consejos que parecen obvios pero que algunos locutores parecen pasar por alto:

1. Exprese confianza

Nadie es perfecto en la vida. Equivocarse, gaguear, enredarse un poco al hablar es algo natural. Puede que sus oyentes no lo noten. Si usted comete un pequeño error, siga adelante como si nada hubiera pasado. Existe una alta probabilidad de que nadie se dé cuenta.

2. Sonría a menudo

Hay estudios que indican que una sonrisa es audible incluso cuando las personas hablan por teléfono. Por eso, no olvide divertirse durante su turno o programa; los oyentes necesitan sentir la energía en su voz. Por lo tanto, diviértase y sonría. Una sonrisa siempre será contagiosa.

COMPARTIR

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here