Lo que se debe y no de hacer en las llamadas telefónicas de tu emisora

0

Demasiados anfitriones han caído en malos hábitos, o nunca han desarrollado buenos hábitos, cuando se trata de usar el teléfono o tener invitados en el aire.

La razón para atender llamadas, independientemente del formato de las estaciones, es para involucrar a la audiencia de una manera voyeurista. Poner a una persona que llama en el aire es representar un punto de vista universal, un punto de vista único o un punto de vista con el que está de acuerdo o en desacuerdo, todo con el fin de iniciar una discusión. Nunca olvides que la conversación es para el oyente… no para el que llama. Hay más de ellos (llamadores potenciales) que de nosotros (el anfitrión), por lo que traen un arcoíris de quejas, bromas, risas y lágrimas.

Sabemos que los oyentes habituales de la mayoría de los programas de entrevistas escuchan la opinión del presentador, por lo que usar un oyente o un invitado debe tener un propósito. Necesitan decir algo que tú no puedes decir. Si no es así, necesitan decir algo que quieras usar como punto de partida.

No termines una llamada diciendo “Tengo que dejarte ir”. Lo mismo para «Tenemos que seguir adelante» o «Gracias por llamar». Evita mostrar al oyente detrás de la cortina. No tiene sentido decir “Estoy en contra…” ¿Qué significa eso para un oyente? Simplemente seguir adelante. Tampoco agradezcas a un oyente por llamar.

No debes sonar grosero con un comentario de «Vaya al grano». Solo pasa a lo que sea que esté a continuación. Baja el volumen de la persona que llama o de los invitados y avanza concluyendo la conversación como desees. Lo bueno de la conversación bidireccional es que quien controla el interruptor del micrófono controla la conversación. Aquí es donde los evaluadores de llamadas son héroes anónimos. Los mejores evaluadores ensayan a la persona que llama antes de que llegue al anfitrión. Los grandes evaluadores dicen: «Empieza por contarle a (nombre del anfitrión) lo que acabas de decirme sobre el gobernador». Y los grandes screeners ahorran a los oyentes el «Hola, ¿cómo estás?» adelante y atrás al comienzo de una llamada.

Cuando tengas un invitado, preséntalo al comienzo de la conversación y explica por qué ese invitado se unió al programa. Vuelve a identificar al invitado a mitad de la conversación, y así consecutivamente hasta el final de la conversación. Piénsalo. Los oyentes no escuchan con atención cuando prenden la radio. ¿Cuántas veces has escuchado una conversación y te has preguntado a quién estaban entrevistando?

Si realmente deseas conectarte con tu audiencia, debes estar abierto a enviar mensajes de texto, en las redes sociales y a través de tu sitio web, además del uso del teléfono. Sin embargo, somos un medio de audio. No pierdas eso de vista. Esa es la ventaja que tienes, usar el teléfono sobre todo lo demás.

Cinco consejos rápidos:

  • Una conversación con una persona que llama o un invitado es para la audiencia. Ni la persona que llama ni el invitado.
    No digas «Adiós», «Tengo que seguir adelante» o «Se nos acabó el tiempo». 
  • Nunca te muestres detrás de la cortina señalando un stop-set o mencionando formas.
  • Da el número de teléfono con frecuencia y lentamente. Comparte todas las formas de conectarse, incluidos mensajes de texto, redes sociales y teléfono. Repítelos dos veces.
  • Si estás haciendo una entrevista… Di el nombre de los invitados tres veces,  al principio, a la mitad y al final.

Seguramente estos pequeños pero grandes consejos te servirán para mejorar tus llamadas en tu emisora. 

Con base en tu experiencia, ¿Qué otro consejo añadirías? 

Esta nota fue realizada con base en un artículo publicado por Radio Ink.

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here