Showprep – Insólitas 26 de Octubre

0

VIVIÓ SEIS MESES CON UN TELÉFONO EN EL ESTÓMAGO

En Egipto los médicos del Hospital de la Universidad de Asuán realizaron una cirugía de emergencia para extraer un pequeño teléfono que había estado dentro del estómago de un hombre durante seis meses. El paciente, un recluso llamado Mohamed Ismail Mohamed, fue llevado a la sala de emergencias con un fuerte dolor abdominal, y una tomografía reveló que había un cuerpo extraño en sus intestinos. El hombre fue preparado para la cirugía, y los médicos lograron retirar el objeto, que resultó ser un pequeño teléfono móvil envuelto en papel film. Los cirujanos no quitaron la película de plástico que protegía el teléfono hasta que llegó la policía, pero estaba claro qué había dentro. El paciente confirmó que se había tragado el móvil seis meses antes, como lo había hecho en el pasado, solo que esta vez nunca salió por el otro extremo.

Mohamed les dijo a los médicos que se había tragado el pequeño teléfono móvil en anteriores oportunidades, para evitar tener que entregárselo a los guardias en caso de un registro, pero que siempre lo había excretado. En esta última ocasión, lo cargó, lo usó para hablar con gente en el exterior, y luego se lo tragó. Solo que esta vez, no lo expulsó por medio año, pero no se preocupó demasiado, sino que comió y bebió normalmente. El hombre dijo que nunca se sintió hinchado o estreñido, pero un día comenzó a sentir un fuerte dolor de estómago y fue entonces cuando lo llevaron al hospital. Los médicos dijeron que presentaba una inflamación severa, e infección de los intestinos, pero que las cosas podrían haber sido mucho peores si el teléfono no hubiera estado envuelto en papel de aluminio. “La presencia del teléfono en el abdomen pudo haber causado una obstrucción intestinal o hinchazón, y podríamos haber tenido que extirpar parte del intestino, pero afortunadamente esto no sucedió”, dijo uno de los médicos que operaron a Mohamed.

ENCUENTRAN 32 PATOS DE GOMA DEL ESTÓMAGO DE UN PERRO

Nong Aom, una joven de Pattaya, en Tailandia, compró una caja de 50 patitos de goma amarillos como decoración para una piscina, no tenía idea de que la mayoría de ellos terminarían en el estómago de Davel, su bulldog de dos años. La mujer notó que algo andaba mal cuando Davel vomitó un juguete de goma masticado frente a ella, y entró en modo pánico cuando la mascota procedió a regurgitar otros cinco juguetes a medio comer. Cuando fue a revisar la caja de patitos de goma que había comprado, Aom notó que solo quedaban 12. Asumiendo que había muchos más en el estómago de Davel, llevó a su perro a una clínica veterinaria cercana. “Normalmente mi perro no come cualquier cosa. Él sabe lo que es comestible y lo que no. Pero esta vez se tragó 38 de los patos”, dijo Nong Aom. 

“Quedaban 12 y se habría comido el resto si no hubiera comenzado a sentirse enfermo. Tuvo mucha suerte de que lo encontré enseguida y que vivo tan cerca de la clínica veterinaria, o podría no haber sobrevivido”. Después de hacer una radiografía del estómago de Davel, la veterinaria se sorprendió al descubrir que estaba lleno de patos de goma, y lo preparó para una cirugía de emergencia. La operación duró más de una hora y las imágenes grabadas por el personal de la clínica muestran a los médicos sacando patos amarillos uno por uno del estómago del voluminoso perro. En total, se extrajeron 32 patos amarillos, junto con dos piezas de caucho verde, y algo de piel de vaca no digerida. “No fue la primera vez que tuve que realizar una cirugía para extraer patos de juguete del estómago de un perro. Pero este es el mayor número de patos de goma que he quitado”, dijo la veterinaria. Afortunadamente, Davel se recuperó muy bien de la cirugía y fue directamente hacia su dueña tan pronto como la anestesia desapareció.

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here