¡No des por sentado el proceso de ventas publicitarias! Hazlo creativo y estratégico

0

Cuando se trata de generar una idea o concepto sobre una campaña publicitaria debes presentar formalmente la estrategia desde la primera reunión porque si no lo haces perderás al cliente. 

Uno de los errores que puedes cometer con la creación de estrategias nuevas es dar por sentado que la propuesta no le interesará a otro cliente en dado caso que al que se la presentaste no está dispuesto a querer publicitarse en la estación. 

 Las ideas valen mucho dinero. Resulta que la forma más rápida de acabar con una gran idea y la venta que la acompaña no es presentarla, sino simplemente hablar de ella largo y tendido. Mostrarla al cliente para “medir su interés” y, en el proceso, no sólo es darle vueltas al asunto, sino que matas todas las posibilidades de esperanza, asombro, deleite, anticipación y emoción que conlleva una presentación formal

Como vendedor quieres desesperadamente que el proceso de venta sea informal, pero no lo es. Debes sorprender y deleitar a tus clientes con algo inesperadamente bueno. Algo que puedan entender, comprender y hacer suyo en sus mentes. Algo que permanezca mucho tiempo después de que la reunión haya terminado

Eres muy bueno en lo que haces. Puede que tengas más de 30 años de experiencia en ventas. Pero todo ese don con la palabra no servirá de nada, si no estás preparada y tienes tu presentación. Recuerda que puede que la gente olvide lo que dijiste, la gente olvide lo que hiciste, pero la gente nunca olvidará cómo les hiciste sentir.

Las presentaciones ofrecen una plataforma para infundir sentimientos en los corazones y las mentes de los clientes. Para salir del cerebro izquierdo analítico y pasar al derecho emocional, donde se produce toda la compra. Cuando se hace una presentación, se tiene la oportunidad de emocionar y deleitar. Mostrar al cliente lo maravillosa que será su vida respondiendo a la pregunta de qué hay para él.

Entonces, si eres bueno y tienes claro esto, serás mucho mejor simplemente sabiendo lo que no debes hacer. Pero, ¿no es hablar con tus clientes sobre la publicidad lo que se supone que debes hacer? ¿Posicionarte como experto conocedor? ¿Construir relaciones basadas en la credibilidad? Bueno, si se trata de hablar de lo que podría o debería estar en tu presentación, entonces sí.

Esto mismo se aplica a la creatividad. Los retos de marketing eran y siguen siendo enigmas creativos que hay que conquistar. No regales las grandes ideas como si fueran dulces. 

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here