¿Qué ha aprendido tu emisora tras la pandemia?

0

Lo más probable es que el equipo de trabajo de la estación haya aprendido a conocerse a sí mismo: su resistencia, su capacidad de resolución de problemas, su agilidad y su creatividad.

Es difícil no sentirse fatigado por esta crisis sanitaria: el trastorno, la decepción, el sentimiento de desesperanza e incertidumbre que ha invadido vidas, familias y carreras.

No es de extrañar que muchas personas se sientan agotadas por el COVID y sus efectos secundarios. ¿Quién puede culparlos? Recientemente, Business Insider publicó los resultados de una encuesta que realizaron para medir precisamente eso. Entrevistaron aproximadamente a mil estadounidenses con empleo sobre cómo se sienten con la nueva normalidad.  

La encuesta de BI muestra que seis de cada diez trabajadores sienten cierto agotamiento. Y más de un tercio están muy o extremadamente cansados. Las mujeres por otra parte, son más propensas a sentirse más ajetreadas a diferencia de los hombres. Teniendo en cuenta la carga de trabajo familiar y profesional de muchos de ellos durante el COVID, no es un hallazgo sorprendente.

Y una noticia alentadora: más de la mitad de la muestra dice que se sintió muy o algo motivada durante la pandemia, a pesar de las presiones mentales, profesionales, familiares y de salud a las que se enfrentó.  Esto habla muy bien de su resistencia y espíritu.  Somos capaces de más de lo que podríamos haber imaginado.

Estas estadísticas siguen siendo aleccionadoras y sugieren que nuestra recuperación colectiva será algo más que solo vacunar a las personas y regresar a realizar eventos masivos. Muchos oyentes lucharán por recuperar su equilibrio y su eficacia.

Si estás trabajando en la radio, ¿qué has aprendido sobre tu emisora y la comunidad?  ¿Estás preparado para luchar en un ámbito que se ha vuelto infinitamente más concurrido y competitivo? ¿Confías en que tu estación tiene los conocimientos, el compromiso y la estrategia necesarios para adaptarse y crecer?

¿Qué has aprendido sobre ti mismo? ¿Tú equilibrio entre el trabajo y la vida privada, y tu familia?  ¿Tu disposición a hacer lo que sea necesario incluyendo lo que ganas y dónde vives para disfrutar de una carrera que te gusta y ganarte la vida con ella?

Y por ende, ¿Aprendió la industria radiofónica de este momento existencial sobre el servicio al oyente, al anunciante y a la comunidad?

¿Aprendieron las emisoras a integrar las experiencias virtuales en sus contenidos y sus estrategias de promoción? ¿Saben entretener e informar, a pesar de no poder trabajar físicamente junto a otros empleados o clientes?

La radio se ha enfrentado a problemas de gran complejidad mucho antes de que existiera la pandemia.  Muchas empresas redujeron su personal de trabajo en las semanas y meses anteriores a la llegada del coronavirus.

Una población vacunada y la inmunidad de los mismos no va a rescatar a una industria que ya estaba siendo atacada por la competencia. La inversión en podcasting y otras plataformas digitales, puede mantener las cosas a flote durante un tiempo.  

Pero los desafíos existenciales son ahora más pronunciados.  ¿Tiene la radiodifusión la investigación, los recursos y la resistencia necesarios para luchar en este panorama mediático cada vez más competitivo? ¿Tiene la propiedad el compromiso de dar la batalla en un mundo redefinido de nuevos medios, creación de contenidos y participación de la audiencia?

Como industria, ¿Tienen lo que se necesita para hacer finalmente una transición exitosa a lo digital? Eso significa confiar en los otros canales, vías de distribución y conexiones que permiten a las marcas de radio prosperar junto con todos los demás, en lugar de estar solas en la isla de la radio.

Solo recuerda lo siguiente: Las mejores emisoras dependen de combinaciones de los miembros de su propio equipo, junto con personas externas inteligentes, estratégicas y visionarias.

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here