La IFT determinará qué contenido se trasmitirá en la radio

0

La Suprema Corte de Justicia, por mayoría de ministros de su Segunda Sala, llegó a un acuerdo que obliga a los confesionarios a someter sus contenidos al Instituto Federal de Telecomunicaciones para que esa autoridad determine cuáles son correctos y cuáles no, ya que estos no podrán autorregularse. 

Los alineamientos que en la actualidad ya están en función, ya habían sido aprobados en 2016 solo que jamás entraron en vigor por la protesta de los medios, de la Sociedad Interamericana de Prensa, de distintos organismos internacionales y, finalmente, del Congreso y de la propia Presidencia de la República, sin embargo, nada de esto sirvió

Transcurrieron 5 años para que la Corte se ocupara de un asunto que cambia el enfoque no solo de la sociedad sino de los comunicadores, periodistas y personas que están en el mundo mediático. 

Lo que trata de hacer dicho lineamiento es que la audiencia tenga el conocimiento de lo que es información y lo que es opinión, esto atenta contra la libertad de expresión de manera frontal y afecta a emisoras, televisoras, locutores, conductores, periodistas y críticos hasta del arte. Con esta nueva disposición deja fuera hasta los anuncios comerciales, la propaganda política y prácticamente la totalidad de las intervenciones del presidente de la República que se transmitan por radio y televisión.

Recordemos que en el 2016 el IFT quiso imponer la Ley Mordaza como “Lineamientos Generales sobre la Defensa de las Audiencias” publicadas en el Diario Oficial de la Federación, mismos que fueron impugnados y llevados a controversia constitucional.

Lo acordado en la Segunda Sala, en pocas palabras fue que debe haber cortinillas o sonidos que identifiquen si lo que se está escuchando o viendo es información u opinión. 

Por lo que, si estás sintonizando o viendo una transmisión de fútbol tienes la labor de al momento de informar meter una cortinilla que así es y al mismo tiempo que vas a emitir tu opinión tiene que sonar otra. ¿Quién puede ejercer tan rápido esa disposición? O ¿Tener la capacidad para saber cuándo es información y cuándo es opinión? ¿En qué momento se colocan las cortinillas? La información debe tener oportunidad y veracidad; la recepción de la información debe llegar a tiempo y forma conveniente para las audiencias. ¿Quién puede determinar cuáles son el tiempo y forma convenientes para las audiencias?

No deben ignorar los ministros que a excepción de las ciencias exactas no hay una verdad absoluta, sino que está siempre es sospechosa. 

Esta nota fue realizada con base en un artículo publicado por Carlos Marin a través del portal de milenio.com

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here