Showprep – Insólitas 25 de Noviembre

0

FABRICANTE DE ATAÚDES SE CONVIERTE EN MILLONARIO

Con 4.500 millones de años de antigüedad, el objeto espacial es para los especialistas uno de los hallazgos de meteoritos más importantes de la historia, y podría contener elementos que den pistas sobre los orígenes de la vida. Un fabricante de ataúdes de Indonesia se convirtió en millonario de la noche a la mañana, al estrellarse contra el techo de su vivienda un trozo de meteorito valorado en más de 1,8 millones de dólares. Josua Hutagalung, de 33 años, estaba en agosto pasado en las afuera de su casa, ubicada en el pueblo de Kolang, en el norte de la isla de Sumatra, cuando el objeto celeste –del tamaño de un balón de fútbol– cayó sobre su terraza. 

“Estaba trabajando en un ataúd, cerca de la calle, frente a mi casa, cuando escuché un ruido que hizo temblar mi hogar. Fue como si un árbol nos hubiera caído encima”, detalló el hombre a The Sun. “Estaba demasiado caliente para recogerlo, así que mi esposa lo sacó con una azada y lo llevamos adentro”, agregó. Hutagalung le vendió el meteorito a un coleccionista estadounidense que pagó una cantidad de dinero equivalente para él a 30 años de trabajo, suficiente para jubilarse y construir una nueva iglesia en su localidad.  Ahora los fragmentos del objeto espacial son custodiados en el Centro de Estudios de Meteoritos de la Universidad Estatal de Arizona y de nuevo están a la venta: en eBay se ofrece cada gramo por 1 000 dólares, mientras que la piedra principal, de 1.839 gramos, ha sido tasada en más de 1,8 millones de dólares. Los expertos determinaron que la roca espacial, clasificada como Condrita carbonácea CM1 / 2 y de 4 500 millones de años de antigüedad, es uno de los hallazgos de meteoritos más importantes de la historia, y podría contener elementos que den pistas sobre los orígenes de la vida.

BATALLA DE EXCREMENTO DE VACA: UNA FIESTA EN UN PUEBLO DE INDIA

Con grandes risas y exclamaciones, los hombres y jóvenes de un pequeño pueblo del sur de India libran cada año una batalla un tanto especial para la fiesta de “Gorehabba”, a golpes de excrementos de vaca. Esta batalla es una especialidad de Gumatapura, situado en la frontera de los Estados de Karnataka y Tamil Nadu. Se produce siempre después de Diwali, la gran fiesta hindú de las luces, que es la principal festividad del país. La fiesta, al margen de risas y juegos, tiene un sentido religioso: para los habitantes locales, su dios Beereshwara Swamy nació en una boñiga de vaca, explica uno de ellos, Chethan Kumar. Y muchos hindúes, mayoritarios en el país, consideran que los excrementos de vaca, animal sagrado para ellos, tiene propiedades curativas.

“Es la razón por la que la gente de otros pueblos vecinos viene aquí para participar en la fiesta” dice a la AFP Shambu Lingappa, director de una escuela local. La jornada se inicia con la colecta de excrementos en cada casa de la localidad. Son transportados en remolques tirados por bueyes decorados con flores hasta el templo local, donde un sacerdote recita oraciones, antes de ser volcadas al suelo, donde forman un montón. Hombres de todas las edades chapotean sobre los excrementos para formar con ellos bolas que les sirven luego de “municiones”, bajo la mirada atenta de mujeres y niñas que filman la batalla con sus teléfonos móviles. “Tomar boñigas de vaca con las manos cura muchas enfermedades” dice Mahendra, un maestro. Y los que se libran a este ritual “creen que jamás caerán enfermos”. En India, varios Estados prohíben la matanza de bovinos y el gobierno nacionalista ha creado una Comisión nacional de la vaca para proteger a estos animales y desarrollar productos que contienen su orina o sus excrementos.

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here