¿Los gustos musicales realmente pueden ser predichos por un algoritmo?

0

Los grandes programadores de radio tienen demasiados atributos, por ejemplo, la habilidad de guiar a la personalidad al aire; también es un visionario, entiende el mercadeo y se mantiene al día con los distintos departamentos de la emisora. Sin embargo, al pasar el tiempo han perdido una cualidad que es tener un oído y un ojo agudo.

Durante muchos años la forma típica de determinar los parámetros para elegir la biblioteca de música de una estación era utilizar un poco de matemáticas para dictar el período de tiempo en que un oyente se encontraba en su etapa de formación musical que es entre los 12 a los 20 años aproximadamente.

Anteriormente en la radio utilizaban un medidor de edad que era como un tipo de regla de cálculo, existía una fiabilidad en ese proceso porque regularmente las personas aman la música con la que crecieron. 

Por lo que si creciste con un tipo de música en particular, eso significa que te gustará las canciones de esa misma época; al menos esa es la idea básica. No obstante, en el mundo de la tecnología, realizan este proceso de una forma distinta y de hecho se invierte en demasiados recursos para lograrlo, por ejemplo, humanos y financieros.

Pero, ¿Cómo pueden los patrones de escucha de música de un consumidor llevar al desarrollo de un software predictivo de otra música que quieren sintonizar? Esto funciona por medio de los algoritmos. 

La Oficina de Marcas y Patentes de Estados Unidos reveló que en junio, Spotify recibió una patente que podría resultar no sólo importante, sino histórica. Ya que ésta, identifica el grupo demográfico de un usuario y recomienda canciones que serían «nostálgicas» para ese oyente, basándose en el historial de escucha anterior.

Dicha patente funciona de la siguiente manera, si un usuario de Spotify es un gran fan de Los Ángeles Azules que es de la época de 1983; el algoritmo saca otras canciones populares de los usuarios de su mismo grupo demográfico. Por lo que existen muchas variables en este código, incluyendo el país del usuario y su género.

Retomando la regla de cálculo que ocupa la radio; los años de lanzamiento de las canciones y las edades de los oyentes parecen ser los elementos de filtrado dominantes para el gusto musical de la audiencia. 

Aunque exista una teoría algorítmica, existen varios estudios de percepción, pruebas musicales y grupos de discusión que avalan que hay personas, las cuales aún no habían nacido cuando ciertos artistas se hicieron populares. Y a pesar de eso, esta gente ama su música; a veces incluso más que la audiencia que creció con sus canciones. 

Por lo que Spotify y plataformas similares se darán cuenta que no existe una fórmula racional basada en datos y empírica que explique las complejidades de la popularidad de la música y la pasión de los oyentes.

Eso es lo que hace que la programación de radio sea tan desafiante, inspiradora y divertida; por mucho que se desee colocar música automatizada. ¿Es realmente posible definir la nostalgia, ese sentimiento amorfo e inexplicable que está ligado a una pieza musical, un tiempo, un lugar, una persona? ¿Puede realmente ser cuantificado, escalado y reproducido a través de las poblaciones?

Nota fue realizada con base en una publicación hecha por Fred Jacobs a través de jacobsmedia.com

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here