Showprep – Insólitas 20 de Julio

0

AMAZON PRESENTA EL PRIMER CARRO INTELIGENTE DE SUPERMERCADO

Amazon tiene una cura para las largas filas en el supermercado: un carro inteligente. El carro, presentado por la compañía, utiliza cámaras, sensores y una báscula para detectar de forma automática los productos que meten los clientes. El primer paso es registrarse usando la app de Amazon con un código QR. El carro hace una lista y después le cobra al cliente a su cuenta de Amazon cuando sale de la tienda. No hace falta ningún cajero. Se trata de un nuevo intento de Amazon por transformar el sector del supermercado y ofrecer una solución para las largas filas de espera para pagar. El gigante del comercio electrónico abrió un supermercado sin cajera en Seattle que utiliza cámaras y sensores en el techo para registrar lo que cogen los clientes y les cobra cuando se marchan. 

Amazon.com  también tiene unas 25 tiendas pequeñas de alimentación con tecnología similar. El carro, llamado Amazon Dash Cart, empezará a funcionar en un nuevo supermercado en Los Ángeles que la empresa espera abrir este año. La tienda tendrá cajeras, aunque Amazon dijo que quería dar una opción a los clientes para saltarse las filas. En el futuro, el sistema podría utilizarse en la cadena de alimentación Whole Foods de Amazon o en otros establecimientos, si la firma vende la tecnología, aunque en este momento no hay planes para ninguna de las dos cosas. Hay compañías tecnológicas pequeñas trabajando en carros similares y que se están probando en tiendas, aunque muchos requieren escanear los productos antes de colocarlos dentro. El carro de Amazon no requiere escanear. Una pantalla cerca del mango enumera lo que se está cobrando y el carro detecta si se saca algo y lo retira de la cuenta. También hay una forma de indicar si el cliente tiene que colocar una chaqueta o un bolso en el carro para no tener que cargarlos.

FINGIÓ SER CIEGA PARA VIVIR A PUNTA DE SUBSIDIOS

Durante ese tiempo, Christina reclamó más de un millón de libras de esterlinas “en beneficio por incapacidad, apoyo de ingresos, subsidio de vida por discapacidad, subsidio de empleo y apoyo, pagos de fondos sociales, beneficio de vivienda, beneficio de impuestos municipales, pagos directos, pagos de fondos de vida independiente y crédito universal”. La mujer se valió de dos identidades para reclamar hasta 13 000 libras de esterlinas al mes, es decir, 5 veces más de lo que gana un empleado británico promedio. El segundo esposo de la mujer, identificado como John Pomfrey, no tenía ni idea de lo que estaba haciendo Christina: cuando se conocieron, ella le dijo que era millonaria gracias a que era la propietaria de siete quioscos de prensa en Liverpool.

CONVIERTEN GALLETAS GLASEADAS EN OBRAS DE ARTE COMESTIBLES

La tienda de decoración de pasteles Mézesmanna (Miel de maná) en la ciudad húngara de Ajka, atrajo la atención internacional hace unos años, cuando varios blogs populares presentaron las impresionantes creaciones de pan de jengibre de su dueña, Judit Czinkné Poór. Sus golosinas increíblemente detalladas recibieron mucha atención, y por una buena razón, pero la talentosa pastelera ha migrado a otros tipos de decoraciones, desde animales en relieve hasta intrincados personajes de dibujos animados. La marca Mézesmanna se fundó en 2012, cuando la ejecutiva Zsanett Odett Papp le pidió a su buena amiga Judit Czinkné Poór que horneara algunas de sus deliciosas galletas de jengibre para algunos socios comerciales extranjeros. Los obsequios fueron un éxito tan grande que Zsanett decidió pedirle a su amiga que iniciaran un negocio juntas. El resto, como ellas dicen, es historia…

Judit es ahora una pastelera famosa, pero su profesión original fue la de pintora de porcelana, lo que explica de alguna manera de dónde saca la paciencia para pintar a mano todos esos pequeños detalles en sus creaciones de jengibre. La pastelera usa una pintura a base de polvo o gel, similar a la porcelana, y los tiñe con colorante alimentario, para que sean comestibles. Crear estas pequeñas maravillas comestibles requiere bastante tiempo, principalmente porque el trabajo se realiza por etapas. Primero, las galletas de jengibre deben hornearse y dejarse enfriar. Luego se agrega el esmalte base y se deja endurecer, y solo entonces comienza la decoración. Según cuenta, Judit Czinkné Poór necesita aproximadamente una hora para hacer su magia en un lote de galletas. Desde que ganó atención en las redes en 2016, Mézesmanna se ha convertido en una marca internacional. Desafortunadamente, aunque la gente de todo el mundo ama las galletas «cubiertas de encajes» de la tienda, la compañía no tiene la capacidad suficiente para satisfacer la demanda, por lo que se centra en la capacitación. Judit Czinkné Poór ha estado viajando por el mundo, incluso a China y Rusia, enseñando el secreto de sus intrincadamente decoradas galletas a otros artistas pasteleros.

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here