Cómo convertirse en una superestrella de la radio

Una serie de consejos para entrar a formar parte de ese exclusivo 1% de los grandes talentos.

0
Michael Jordan es el deportista mejor pagado del mundo.

Es posible que alguna vez usted llegó oyendo radio al estacionamiento de la empresa donde trabaja y no se pudo bajar del carro porque estaban contando una historia de la que usted no quería perderse el final.

Esa magia no sucede todos los días, y solo la logran los mejores presentadores, los locutores que realmente saben cautivar al público con sus cuentos.

Llegar a ese punto, convertirse en un locutor que es capaz de provocar este tipo de reacciones por parte de su público es un gran logro, algo que solo alcanza el 1% de los talentos al aire.

Así es como se marca diferencia. Y eso sucede en todas las profesiones, y más aún en el mundo del entretenimiento.

¿Le gustaría ser un futbolista célebre? ¿Un cantante famoso? ¿Un youtuber reconocido? Si usted trabaja en radio es muy posible que quiera lograr ese reconocimiento por parte del público.

Eso está bien. Sin embargo, el solo hecho de trabajar en radio no le garantiza que se vaya a volver famoso. Realmente, en la radio, al igual que en los deportes, el cine, la música, las redes sociales y la televisión, solo un porcentaje ínfimo consigue la fama.

Hay millones de jugadores de fútbol en todo el mundo. Hoy en día hay más actores de cine y televisión gracias a plataformas como Netflix, Hulu y Youtube. Con los avances de la tecnología, hay más cantantes y músicos que nunca antes, y cualquiera puede publicar un video en TikTok.

Pero no asuma que todos los atletas o actores profesionales ganan mucho dinero. La realidad es que el 10 por ciento de ellos gana más dinero que el 90 por ciento restante. Y solo un 1% genera muchos más ingresos que ese 10%.

Solo como ilustración, y según las últimas estimaciones publicadas en abril de este año, estos son los 10 deportistas que más dinero ganaron este año alrededor del mundo:

  1. Michael Jordan – 2 mil doscientos millones de dólares
  2. Ion Tiriac – Mil millones de dólares
  3. Tiger Woods – 800 millones de dólares
  4. Magic Johnson – 600 millones de dólares
  5. Michael Schumacher – 600 millones de dólares
  6. Roger Staubach – 600 millones de dólares
  7. Floyd Mayweather – 505 millones de dólares
  8. LeBron James – 480 millones de dólares
  9. Eddie Jordan – 475 millones de dólares
  10. Cristiano Ronaldo – 460 millones de dólares

No sé si usted aspire a ganarse un salario como el de ellos. Sabemos que la radio no es un medio para enriquecerse. Pero aunque mucha gente dice que es un medio mal pagado, la verdad es que hay locutores y periodistas que reciben muy altas cifras de dinero, sumas que posiblemente usted ni se imagina.

Sí, hay directores de emisoras musicales que pueden ganar más de 25 millones de pesos mensuales en Colombia, y presentadores que pueden cuadruplicar esa suma. Y sus jefes pagan gustosos esos salarios porque consideran que es una inversión rentable.

Y esos grandes nombres, esos presentadores, disc-jockeys y periodistas cuyos nombres todos conocemos, solamente representan ese 1% del que estoy hablando en este artículo.

No nos digamos mentiras: quienes atraen grandes audiencias ganarán muy buen dinero y las emisoras se pelearán por tenerlos en sus nóminas. Y no: no los mantienen “por rosca”. Nadie paga una millonada por eso. Lo hacen porque los resultados económicos se ven.

Ahora, ¿usted podría lograr llegar a ese nivel? ¿Por qué no? Si se esfuerza, sí lo puede lograr. Si se toma su carrera en serio, sí.

Tracy Johnson, un consultor estadounidense que además de haber dirigido con éxito varias emisoras ha escrito varios libros acerca de la radio, nos dice que lo importante es que usted no caiga en la trampa de creer que es imposible llegar a convertirse en una celebridad de radio, a pesar de algunos mitos existentes y que, realmente, no son ciertos

Estos son 4 mitos de la radio que muchos predican pero que no son ciertos:

Mito falso #1 – La ejecución perfecta es el camino hacia el éxito.

La realidad es que realizar bien el trabajo es simplemente abrir la puerta de entrada a ese 1%.

Es decir, a los locutores se les pide que sigan un formato establecido, que no se extiendan demasiado cuando hablan, que no usen muletillas, que preparen sus turnos y que se preocupen porque la emisora, en general, suene bien.

Eso está bien, pero para eso nos pagan. Eso es lo que esperan nuestros jefes y nuestros oyentes de nosotros. Ese es nuestro trabajo. Eso no nos hace diferentes. Al fin y al cabo, nadie contrata a un talento para que haga un mal turno o un mal programa.

Lo cierto es que cuando usted va a un concierto, no lo hace para escuchar todas las canciones de ese artista o agrupación. Usted espera escuchar los éxitos. Las mejores canciones. Las que a usted le gustan.

Lo mismo debe suceder con su trabajo: usted no debe contentarse con cumplir con sus obligaciones, que son las mismas que deben cumplir sus compañeros. Usted debe preocuparse, realmente, por sonar único, por diferenciarse de los demás, por hacer que los oyentes lo prefieran.

Cumplir con un formato y convertir a los oyentes en fanáticos son dos cosas diferentes.

Solamente el 1 por ciento tiene fanáticos. El resto tiene oyentes.

Mito falso #2 – Las personalidades nacen, no se hacen. Es algo innato

La realidad es que obtener popularidad es un proceso. No sucede por sí solo. Cada personalidad de radio con habilidades básicas y un deseo de tener éxito puede convertirse en parte de ese 1 por ciento.

Pero la mayoría se quedará corto. La diferencia es el esfuerzo.

Los ganadores de medallas olímpicas de oro tienen grandes habilidades, pero lo que marca la diferencia es que su talento se desarrolla con decenas de miles de horas de duro trabajo y dedicación.

En la radio, miles de personalidades talentosas y carismáticas fallan. Y miles de personas con talento promedio se vuelven tremendamente exitosas. La diferencia es que asumen un compromiso y tienen una actitud.

Un locutor puede convertirse en celebridad cuando sigue un camino progresivo de éxito a través de estas 5 etapas:

1. Darse a conocer: Es cuando la gente lo escucha por primera vez y no tiene ni idea de quién es usted. Es la etapa cuando usted se da a conocer, cuando está tratando de seducir a su audiencia. Aquí lo importante es crear una buena primera impresión ante sus oyentes.

2. Familiarización: A medida que la gente pasa más tiempo escuchándolo se familiariza con su estilo. Aquí es donde usted comienza a compartir su vida con los oyentes. Aquí es cuando usted empieza a mostrar cosas muy personales, cosas que solo a usted se le ocurren.

3. Crecimiento: Ya no solo reconocen su voz y saben quién es usted sino que lo sintonizan por ciertas cosas que hace diferentes a los demás. Es cuando la gente dice, “A mí me gusta este locutor porque… (es chistoso, sabe de música, me habla de tecnología, está al día con la moda, etc.)

4. Gusto: Aquí es cuando la gente se siente identificada con usted y quiere escucharlo más y más. Se identifican con usted y quieren ser como usted. Aquí es cuando usted ya puede contar historias más personales de su vida, porque ya existe ese nexo con sus oyentes.

5. Enamoramiento: Aquí es cuando sus oyentes se enamoran de usted. Ahora lo sintonizan, no por el programa o la emisora, ni siquiera por la música, sino porque simplemente quieren estar a su lado. Quieren contarles a sus amigos lo que usted hace, lo que usted representa para ellos.

Sin embargo, ese amor hay que cultivarlo. Recuerde que la gente es infiel por naturaleza. Además, tenga en cuenta que aunque ya tenga una buena proporción de oyentes en esta etapa, siempre habrá otros que apenas están llegando a las etapas 1 y 2.

Cuando usted haya llegado a la 5ª etapa, muy probablemente ya se está acercando a ese 1% de las superestrellas de radio.

Mito falso #3 – El contenido es el rey. Debemos hablar de temas correctos para ganar oyentes.

Es posible que un locutor exitoso hable de temas poco interesantes, pero eso no quiere decir que vaya a perder oyentes. En lo que muchos fracasan es en la forma en que hablan de esas cosas.

Contenido relevante es una cosa. La forma de comunicarlo, es decir, que un buen locutor logre conectarse con el oyente, es otra cosa.

Tener buenos contenidos, buenos temas para contar o conversar, es una buena forma de abrir el camino. Pero esos temas deben convertirse en historias que cautiven. Después de lograrlo es necesario crear expectativa, promoverlos y darles relevancia.

Los mejores locutores o presentadores son aquellos que saben contar historias. Saben cómo construir suspenso y hacer que el oyente se quede pegado al radio para ver qué va a pasar en esa historia más adelante. Y aunque usted no lo crea, esta es una habilidad que usted puede aprender.

Mito falso #4 – Los oyentes saben lo que hacemos. Solo tenemos que hacerlo bien.

Es normal escuchar a un locutor que logra realizar una buena salida de vez en cuando. Hay salidas al aire ganadoras, y uno se da cuenta cuando algo salió muy bien. Y uno se siente feliz cuando lo logra. Pero cualquier futbolista puede tener un buen día en el campo de juego.

Lo que quiero decir es que, como reza el dicho, una golondrina no hace verano. Una sola salida buena al aire no lo va a llevar a ese 1% de los talentos más exitosos.

Mañana será otro día, y tendrás 10, 15, 20 salidas al aire en tu turno. Y solo el 1% será capaz de hacer momentos mágicos en cada una de esas salidas al aire. Ahí está la diferencia.

Una salida al aire que causa reacción no asegura el éxito continuo o la sintonía adicional. Eso hay que lograrlo todos los días, cada vez que uno abre el micrófono.

Cada oyente es bombardeado por más de 5.000 mensajes cada día. Todos compiten por su atención. Destacarse en ese mar de mensajes es un gran desafío. Esa atención es difícil de obtener, pero es aún más difícil de mantener.

Debemos construir nuestras salidas al aire de forma que cautiven a los oyentes todos los días.

Cómo estar en el 1 por ciento

Luego de ver esos 4 mitos falsos, llegan las buenas noticias: para llegar a ese 1% que se convierte en celebridad, su programa o su turno no tiene que ser mil veces mejor que el que hace un locutor promedio.

Hay algunas cosas que usted puede simplemente hacer de manera constante para convertirse en el Michael Jordan de la radio en su ciudad, una personalidad tremendamente exitosa que gana un salario de 6 o incluso 7 cifras al mes.

Tracy Johnson nos ofrece 3 secretos de éxito para que usted logre convertirse en una superestrella de radio:

  • Secreto #1: Avance a través de las 5 etapas de crecimiento que mencioné más arriba (darse a conocer, familiarización, crecimiento, gusto y enamoramiento) en el camino al éxito de su personalidad.
  • Secreto #2: Encuentre el estilo que refleje y diferencie su personalidad y manténgase fiel a ella.
  • Secreto #3: Aprenda el arte de contar historias.

Conclusión

Con el entrenamiento adecuado y una estrategia enfocada, las personalidades de la radio pueden encaminarse para convertirse en superestrellas de radio.

Prepárese para un trabajo duro. Recuerde que un competidor olímpico de los 100 metros planos se entrena todos los días, varias horas al día, simplemente para ganarse una medalla dentro de 4 años. Ese atleta no comienza a entrenar faltando una semana para la competencia.

Usted debe trabajar por ser mejor cada día, por superarse a sí mismo. Hacer que sus compañeros y, particularmente sus jefes, se den cuenta de que usted se la está jugando, que quiere sobresalir, que quiere ser mejor que los demás.

Llegar a ese 1% no se consigue con likes en sus redes ni haciendo lives en Facebook, Instagram, Twitter o Youtube. Eso se logra trabajando fuerte para ser el mejor.

¿Usted ya lo está haciendo?

—————————————————

Nota: este artículo está basado en una publicación de Tracy Johnson llamada «Joining the 1 percent«.

COMPARTIR

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here