Showprep – Insólitas 21 de Octubre

0

MANSIÓN DE NEW YORK DECLARADA LEGALMENTE EMBRUJADA ESTÁ A LA VENTA

Helen Ackley vivió en la mansión ubicada en el número 1 de La Veta Place en Nyack, Nueva York, desde la década de los 60 hasta 1989, cuando la vendió al corredor de bolsa Jeffrey Stambovsky. Durante su estancia, el ejecutivo de Wall Street aseguró haber vivido situaciones paranormales en su nueva casa, por lo que demandó a la antigua propietaria. Así que en 1991, la Corte Suprema del estado declaró legalmente como “embrujada” a esta mansión de Nueva York que hoy está a la venta. Durante los 30 años que vivió ahí, Ackley se encargó de divulgar que la mansión estaba habitada por fantasmas de la Guerra Civil que todas las mañanas despertaban a su hija sacudiendo su cama, que cerraban puertas y caminaban haciendo ruidos por los pasillos de la casa que data de la década de 1890. El vecindario entero conocía estas historias, así que cuando Stambovsky pidió legalmente el regreso de su depósito y retirarse de la compra, las autoridades le dieron la razón y obligaron a Ackley a informar a futuros compradores sobre la presencia de seres paranormales en la casa.

Con todo y ello, Adam Brooks, un guionista, director y actor de cine, decidió comprar el inmueble y sus fantasmas. Vivió ahí durante 20 años y, según el New York Post, nunca vivió ninguna experiencia espectral. Matisyahu, un cantante y rapero judío, es el actual propietario de la casa y decidió ponerla en venta a través de Better Homes and Gardens Rand Realty por $1.9 millones. Fue restaurada por completo, cuenta con tres pisos y está en una tranquila calle arbolada de Nyack. Se encuentra en la orilla del río Hudson, que puede verse desde prácticamente todas sus ventanas, tiene siete habitaciones, cuatro baños y medio, una cocina moderna, pisos de madera con incrustaciones originales, una piscina de hidromasaje de agua salada con vista al río y un garaje para tres autos.

PRESENTAN COLECCIÓN LIMITADA DE WHISKY EN CÁPSULAS

Una destilería de whisky ofrece la bebida a modo de cóctel en pequeños envoltorios biodegradables fabricados con extracto de algas. Con motivo de la Semana del Cóctel, que se realiza en Londres, la destilería escocesa The Glenlivet presentó nuevos envases de whisky: cápsulas hechas con extracto de algas marinas, a las que definió como una “explosión de sabor perfecta”. Sin la necesidad de utilizar vasos o hielo, la marca aseguró que están “redefiniendo cómo se puede tomar el whisky”. Antes de tragar la cápsula, 23 mililitros, el contenido se derrama y surge “una ráfaga instantánea de sabor”. Se trata de cócteles a base de whisky con sabores cítricos, madera y especias.

Este modelo es responsabilidad de la compañía Notpla, que busca “crear soluciones originales sobre cómo servir y consumir bebidas”, según contó uno de sus cofundadores, el español Rodrigo García González, quien aseguró que “Glenlivet es una marca que busca hacer lo mismo”. Las algas utilizadas para los envoltorios crecen a un ritmo de un millón por día y contribuyen en la limpieza de los océanos.

LOGRA ABORDAR UN AVIÓN SIN IDENTIFICACIÓN NI BOLETO DE EMBARQUE

Las autoridades estadounidenses investigan cómo una mujer logró pasar los controles de seguridad y abordar un avión de la compañía Delta a pesar de no contar con su identificación ni con una tarjeta de embarque. De acuerdo con un informe policial, el incidente tuvo lugar en el aeropuerto internacional de Orlando, Florida, cuando la mujer, identificada como Sylvia Rictor, subió a la aeronave con destino a Atlanta. Rictor, fue detectada cuando ocupaba el asiento de otra pasajera y afirmaba que no tenía intención de moverse del lugar. Ante la negativa de Rictor, la pasajera avisó a los miembros de la tripulación, quienes no encontraron el nombre de la intrusa en la lista de pasajeros, por lo que la interrogaron y le pidieron en repetidas ocasiones sus documentos. La mujer indicó que no podía enseñar su boleto de avión porque lo había tirado y mostró una foto de su teléfono que para ella contaba como su identificación.

Finalmente Rictor fue retirada del vuelo y escoltada por oficiales de la Policía para abandonar el terminal. La aerolínea se disculpó a través de un comunicado por el incidente y el retraso que este causó. También indicó que está trabajando con la policía local y la Administración de Seguridad en el Transporte en la indagación del caso, además de realizar su propia investigación. Los funcionarios de seguridad revisaron exhaustivamente a todos los pasajeros a bordo, haciendo que el avión despegara casi tres horas después de lo programado. No se ha aclarado si se han presentado cargos contra la mujer.

GRACIAS A ¿QUIÉN QUIERE SER MILLONARIO? DESCUBRIÓ QUE TENÍA UN TUMOR

El británico Harry Mockett, de 21 años, notó un drástico deterioro de su visión cuando un día de abril de 2018 no pudo leer en el televisor las preguntas del programa ¿Quién quiere ser millonario?. Oriundo de la ciudad de Nottingham, el joven fue a una óptica, donde le prescribieron unas gafas, pero la situación no mejoró y durante una segunda cita una semana después el médico detectó una inflamación del nervio óptico y mandó a Mockett directamente al hospital. Tenía un tumor cerebral de un tamaño superior a una pelota de golf y tuvo que ser operado de inmediato para no quedarse ciego. “No tenía otros síntomas aparte de los de mi visión que parecía volverse borrosa y pensé que solo necesitaba gafas, no tenía ni idea de que tuviera un tumor cerebral”, ha comentado Mockett.

Los médicos le quitaron el 98 % del tumor, pero el joven desarrolló hidrocefalia, acumulación de líquido en el cerebro, y contrajo meningitis bacteriana. Sus posibilidades de sobrevivir aquella noche eran del 50 %, pero lo logró y posteriormente fue sometido a varias operaciones para tratar las complicaciones. Sin embargo, los médicos descubrieron que el tumor iba volviendo a crecer, así que Mockett decidió viajar a Alemania, donde recibió radioterapia durante dos meses y finalmente se recuperó. Actualmente, sufre pérdidas de memoria a corto plazo, pero no olvidó cómo tocar la guitarra y aprovechó el tiempo en el hospital para componer canciones. “Realmente pensé que estaba absolutamente bien, me sentía perfectamente sano, incluso fui a un concierto con mis amigos dos días antes de la resonancia magnética”, recuerda Mockett, quien ahora pese a los ocasionales problemas de memoria se siente afortunado de estar vivo, rodeado de familia y amigos.

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here