Showprep – Insólitas 21 de Agosto

0

FUE POR UNA RINOPLASTIA Y LE AMPUTARON PARTE DE LA NARIZ

La española de origen marroquí Badiaa Zahri acudió a una clínica estética para someterse a un tratamiento de rinoplastia que mejorara el aspecto de su nariz, pero a partir de ese momento comenzó una auténtica pesadilla.El cirujano que la atendió le recomendó hacerse una rinoplastia cerrada. Zahri aceptó y se sometió a la cirugía; pero, desde el postoperatorio notó que el procedimiento no había salido bien. 

Cuando acudió a quitarse la escayola descubrió que su nariz estaba “gravemente dañada, con hundimientos, marcadas cicatrices y excesivamente corta”, dice una nota del bufete que llevó su caso.

Según el relato, el cirujano achacó el resultado a una ulceración causada por la escayola que la paciente portó tras la operación. Sin embargo, los abogados lograron demostrar que, pese a que la técnica quirúrgica estaba correctamente indicada, “los daños no derivaban de las escayola, sino de una ejecución negligente de la cirugía, causando a la paciente un triple perjuicio a nivel estético, funcional y psicológico”.

ESTA PAREJA HA ESTADO COMIENDO SU PASTEL DE BODAS DURANTE CASI 50 AÑOS

Es tradición que las parejas congelen la capa superior de su pastel de bodas, y se coman una rebanada en su primer aniversario. Pero David y Anne Cowburn lo han llevado un poco más allá. En cada aniversario de los últimos 49 años, la pareja de West Grove, Pensilvania, ha disfrutado una porción de su pastel de bodas.

El pastel que guardaron en el congelador durante medio siglo, ha sobrevivido a cinco mudanzas. Cada año, el 18 de julio, descongelan una pequeña porción para compartir.

“Lo que hacemos es divertido y romántico”, dijo Anne, de 74 años. 

Los Cowburns, que tienen tres hijos y cuatro nietos, y se deleitan al recordar su boda de 1970, donde primero cortaron el pastel de vainilla de tres niveles. La madre de Anne guardó el nivel superior del pastel, y se lo entregó a su hija y a su nuevo yerno cuando regresaron de su luna de miel en Inglaterra. La idea de preservar el pastel la sacaron del programa de televisión I Got A Secret, presentado por Garry Moore. Los panelistas tenían la tarea de adivinar los secretos de los concursantes. ¿El secreto de una pareja? “Vamos a comer el último pedazo de nuestro pastel de bodas esta noche. Tiene 25 años”, decía un concursante. “Ese episodio debe haberse incrustado en mi memoria”, dijo David. La pareja planea hornear las últimas migajas restantes en un nuevo pastel para celebrar su aniversario de bodas de oro el próximo año.

ODIO HACIA SU HERMANO LO LLEVO A CORTAR UN ÁRBOL QUE APARECE EN RIPLEY

Curtis Pardee, de 63 años, confesó haber talado el “Árbol de la puerta” de Hamden, Connecticut, de 200 años de antigüedad, llamado así porque su parte inferior creció en forma de arco, en el transcurso de tres días a fines de junio, según el registro de su arresto recientemente publicado por medios locales. Al interrogarlo sobre el árbol talado, las respuestas de Pardee a las autoridades fueron evasivas. Pero cuando la policía le presentó como prueba un correo dirigido a él que fue dejado en la escena, el hombre finalmente confesó.

Dijo que lo hizo por odio a su hermano, David Pardee, quien es conocido localmente como el “Sr. Door Tree”, debido a su adoración por el roble blanco. Pardee comenzó la destrucción el 28 de junio, y terminó dos días después, le dijo a la policía.

El Árbol de la Puerta se encontraba en la propiedad de la Autoridad Regional del Agua, y tenía unos 21 metros de altura y 200 años de antigüedad, según el informe.

Pardee enfrenta cargos criminales, y declaró en un informe escrito que sufre una enfermedad mental desde 2010.

AEROLÍNEA PROHÍBE EMBARCARSE A UNA PASAJERA POR TENER LA CARA MUY HINCHADA

A Shannon Wotherspoon, de 24 años, se le impidió el embarcarse en un vuelo que iba a despegar desde el aeropuerto de Alicante por tener la cara muy hinchada y no parecerse a la fotografía que aparecía en su pasaporte. Wotherspoon se disponía a regresar a Escocia tras haber pasado unos días de descanso en España. Durante su estancia, la joven sufrió una reacción alérgica que le había dejado hinchado el rostro.

“Mi piel estaba completamente hinchada y cuándo llegué al check-in, señalé eso”, declaró. Tras negarle la entrada al avión se vio obligada a pagar más de 200 libras por un billete con British Airways para regresar a Reino Unido. “El tema no fue objeto de debate. El único consejo positivo que me dieron fue qué otra aerolínea podría no ser tan exigente como Ryanair, y resultó ser el caso”, manifestó con enfado.

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here