Qué ha pasado con la Radio Digital

El crecimiento de la Radio Digital ha sido lento.

0
La Radio Digital no es radio por internet

Esta es la primera parte de un artículo sobre el estado de la Radio Digital.

Ahora que estoy radicado en Ciudad de México encuentro que varias emisoras han dado el salto a la radio digital. Probablemente por su cercanía a los Estados Unidos el estándar escogido es el mismo de ese país, es decir, la llamada HD Radio, diferente al DAB que se usa en Europa.

En México me he movilizado en el carro de mi hija, y realmente me di cuenta de que la señal era digital porque al sintonizar algunas emisoras, como Universal 88.1 FM, la señal ‘salta’ de analógica a digital en algunos lugares, y la diferencia se nota.

Esos ‘saltos’ seguramente se deben a deficiencias de cobertura. Como saben, la HD Radio utiliza la misma frecuencia de FM para las 2 tecnologías. Cuando falla la señal digital, el radio cambia automáticamente a la analógica, que generalmente va un par de segundos adelantada.

Esto se vuelve molesto, especialmente en zonas congestionadas o donde hay muchos edificios, que es el caso del centro de Ciudad de México.

Pero lo que más me llama la atención es que mi hija, que escucha radio cuando va o regresa del trabajo, no tenía ni idea de que podía acceder a la radio digital… y, la verdad, ni le importa.

Y eso no me sorprende: nosotros, los más viejos, vivimos la evolución del sonido. Pasamos del audio monofónico al estéreo. De la radio en A.M. al F.M. Del vinilo al CD. Cada nueva tecnología mejoraba la calidad y permitía el disfrute del sonido.

Pero, de un momento a otro, y en aras de la portabilidad que nos ofrecieron los archivos en MP3, lo que importa ahora es la posibilidad acceder a la música de manera fácil, rápida y de escucharla en cualquier parte, en cualquier momento, sin importar la calidad.

Y esto es tan cierto que la gente escucha música en sus smartphones con unos audífonos de muy mala calidad. Descargan archivos de MP3 de alta compresión. Descargan audio de videos de Youtube con pésima calidad. Incluso, escuchan su música en parlantes de Bluetooth monofónicos… y no les importa.

Evolución de los medios tradicionales

Los medios de comunicación tradicionales han buscado actualizar sus tecnologías. Basta ver todo lo que se ha hecho con la televisión, que ahora viene con sonido e imágenes de alta definición, gafas de tercera dimensión, pantallas curvas y ultra planas y, ahora, televisión ‘inteligente’.

De hecho, en Colombia –y otros países de Latinoamérica- ya están funcionando canales abiertos y gratuitos de televisión digital, tecnología que se conoce como T.D.T. o Televisión Digital Terrestre.

Lo mismo ha pasado con el cine: grandes avances en el sonido, inmersión total en efectos con imágenes en 3-D y efectos especiales de viento, rocío de agua, sillas que se mueven, olores y no sé cuántos trucos más.

Y la radio no quería quedarse atrás.

Tal vez por eso, y pensando en seguir actualizándose frente a las nuevas tecnologías, comenzó la experimentación con otras nuevas, entre ellas la radio satelital, la radio en línea (por internet) y la radio digital HD o en alta definición.

Radio Satelital

La radio satelital avanza lentamente en los Estados Unidos. Solo existe un proveedor, SiriusXM. Actualmente cuenta con 34.2 millones de suscriptores. Su señal llega directamente desde un satélite al receptor. Usted podría recorrer los Estados Unidos de costa a costa sin perder la señal.

El plan completo vale 21 dólares y permite escuchar en su carro más de 150 emisoras Habladas y Musicales sin comerciales, aunque hay otros planes más baratos incluyendo el que no se puede escuchar en carros sino por internet y que cuesta 8 dólares al mes.

Radio On-line

La radio online, que se escucha a través de aparatos conectados a internet, permite escuchar emisoras independientes creadas específicamente para internet, emisoras tradicionales que retransmiten su señal por internet, plataformas de música por streaming y podcasts.

Solo los canales que retransmiten emisoras tradicionales logran buenos índices de audiencia. Ahora es difícil encontrar receptores de radio tradicionales. No hay interés. La gente se ha volcado a los smartphones y allí escuchan sus emisoras tradicionales favoritas.

Pero las emisoras hechas solamente para internet tienen que contentarse con audiencias mínimas, de nicho. Sus audiencias, rara vez, pasan de 500 oyentes simultáneos, algo ínfimo comparado con los que consigue la radio tradicional.

Plataformas de Streaming

Otra forma de escuchar música, y que cada vez toma más fuerza, es a través de las plataformas de streaming como Spotify. La gente puede seleccionar las canciones que desea escuchar o elegir alguna de las miles de playlists disponibles, creadas por terceros.

Como se sabe, en estas plataformas existe el modelo llamado ‘Freemium’, cuyo significado viene de la unión de las palabras en inglés ‘Free’ (gratis) y ‘Premium’. Se puede escuchar de manera gratuita (free) pero con comerciales, o pagando (premium) para evitar las cuñas.

El plan familiar de Spotify en Colombia cuesta $22.900 y se pueden conectar hasta 5 personas.

Podcasts

Pero, además de estos servicios de streaming, en los que también se encuentran Deezer, Apple Music, Pandora y otros más, ahora se pueden escuchar programas de radio en cualquier momento y lugar gracias a los Podcasts.

Estos programas están disponibles en internet y se pueden escuchar de dos formas: descargándolos o en streaming.

En un artículo anterior explico las diferencias entre la radio tradicional y los podcasts, y cómo funciona esta nueva opción de escuchar programas especializados en diferentes temas.

La Radio HD o radio digital

Pero la otra opción en la que ha intentado moverse la radio es la de las emisiones con calidad de alta definición a través de la tecnología digital.

Vale la pena aclarar que esta tecnología no usa internet para llevar la señal a los receptores sino que se emite a través de canales de radio en FM.

En varios países de Europa, Asia y Latinoamérica se usa la tecnología llamada D.A.B. (Digital Audio Broadcast), y en los Estados Unidos, México y otros países se usa la tecnología IBOC (In band On Channel) que ofrece la firma DTS.

Todos recordamos cómo Noruega apagó las cadenas de radio nacionales en F.M. y obligó a esas empresas a pasarse a la tecnología digital. Sin embargo, no todo ha salido color de rosa.

La gente ha tenido que comprar receptores nuevos, porque los antiguos no recibían esa señal. Además, en un solo canal se pueden meter varias emisoras, las cuales comparten un solo ancho de banda.

Esto significa que la calidad de audio desmejoró, porque con el fin de incluir varios canales sobre la misma frecuencia, el ancho de banda de cada una es mucho menor y, a pesar de ser digital, se escucha mucho peor que el F.M. tradicional.

Tal vez por eso los gobiernos de los demás países con esa tecnología no han dado el paso y no han hecho el llamado ‘apagón tecnológico’ como lo hizo Noruega. Prefieren estar a la espera para ver cómo evoluciona esa tecnología.

En Estados Unidos se usa una tecnología diferente. La Radio HD consiste en un software que convierte la señal de audio en paquetes digitales que viajan a través de la señal de FM y el receptor decodifica esa señal para ser escuchada.

Esto implica que los radiodifusores, en lugar de comprar la tecnología, tengan que pagar el arriendo de una licencia de software (iBiquity) para emitir su señal digital, aunque los cambios en los transmisores no implican grandes inversiones.

Pero para escuchar esa señal, sí es necesario comprar aparatos receptores de radio nuevos. Al principio eran muy costosos, pero los precios han bajado de manera considerable.

Hoy en día, el 25% de los carros en Estados Unidos tienen receptores de radio digital, y más de la mitad de los carros nuevos que se venden vienen equipados con esta tecnología.

Entonces, ¿por qué su despegue ha sido tan lento?

Aunque un gran porcentaje de los propietarios de automóviles nuevos tienen radios HD, un número alarmante de ellos no saben, o probablemente no les importa, lo que eso significa.

E incluso cuando lo hacen, algunas limitaciones inherentes del formato, junto con los problemas relacionados con las realidades del negocio de la radio, significan que la Radio HD no siempre funciona como se anuncia.

Algunos de los problemas que quedan por resolver son los siguientes:

  1. La adopción ha sido lenta
  2. Los fabricantes de receptores para automóviles podrían abandonar la radio por completo
  3. Las transmisiones de Radio HD pueden interferir con estaciones adyacentes
  4. Las transmisiones de Radio HD pueden interferir con sus propias transmisiones analógicas
  5. Nadie sabe qué es Radio HD, ni parece importarles
  6. Nadie pidió Radio HD

Conclusión

En mi próximo artículo comentaré cada uno de esos problemas para entender mejor por qué la radio digital no parece ser la solución para evitar que las plataformas de audio por streaming terminen robándose la audiencia de la radio tradicional.

Sin embargo, no hay que alarmarse. Una investigación realizada por la firma Deloitte Global, publicada a finales del años pasado, predice que los ingresos globales de radio alcanzarán los 40 mil millones de dólares en 2019, un aumento del 1 por ciento en comparación con 2018.

Además, Deloitte Global predice que el alcance semanal de la radio seguirá siendo masivo, con más del 85 por ciento de la población adulta escuchando radio cada semana en el mundo desarrollado (la misma proporción que en 2018), y el alcance variará en países en desarrollo.

Combinados, casi 3 mil millones de personas en todo el mundo escuchan radio semanalmente.

Finalmente, Deloitte Global predice que, a diferencia de otras formas de medios tradicionales, la radio continuará funcionando relativamente bien entre el público joven.

En los Estados Unidos, por ejemplo, se espera que más del 90 por ciento de las personas de 18 a 34 años escuchen radio semanalmente en 2019, y que escuchen radio en un promedio de más de 80 minutos por día.

En contraste, la televisión está disminuyendo a una velocidad tres veces mayor que la de la radio entre los jóvenes de 18 a 34 años en los Estados Unidos.

De hecho, a las tasas actuales de disminución, los estadounidenses de 18 a 34 años probablemente pasarán más tiempo escuchando radio que viendo la televisión tradicional para el 2025.

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here