8 maneras de crear una marca personal

Una cosa es ser un locutor y otra cosa es ser una personalidad de radio.

0
Su personalidad debe convertirse en una marca reconocida

 

Cuando se está al aire, una marca de personalidad depende exclusivamente de un individuo: usted. Si usted no es creíble o auténtico, es difícil obtener tracción.

Todos los días les decimos a los oyentes lo que pensamos de ellos. Fácilmente se dan cuenta de si los tratamos como una masa o si les hablamos de una manera íntima y personal. Así es como las personalidades de radio se ganan la credibilidad del oyente.

En la vida real queremos amigos que nos agraden, no que simplemente toleren estar cerca de nosotros. A medida que van compartiendo su tiempo con nosotros, la relación se profundiza.

Crear una base de seguidores de oyentes es un proceso similar. Pero si la audiencia no logra conocernos, nunca nos van a querer. Y si no nos quieren, no valorarán suficientemente esa relación como para convertirse en fanáticos nuestros.

Ahí es donde ganarse la credibilidad del oyente se convierte en algo realmente importante.

Tracy Johnson, un reconocido consultor y autor de varios libros de radio en los Estados Unidos, nos ofrece 8 maneras de ganar la credibilidad del oyente

8 formas de trabajar en la construcción de una marca personal

  1. Cree una personalidad

Es probable que usted haya sido contratado por su facilidad de palabra, porque es experto en algo o porque es muy chistoso. Eso está bien, pero recuerde que estamos en el negocio del espectáculo y el entretenimiento.

Por eso usted debe crear su propia personalidad al aire, es decir, la forma como el público lo va a reconocer al aire. Eso, finalmente, se convertirá en una marca. Su marca.

Ya sea porque es divertido, polémico, serio, tímido, extrovertido; porque defiende el medio ambiente o los derechos de inclusión social, o simplemente porque cree que la vida está hecha para disfrutarla, su personalidad debe ser única y diferente.

Cree su personalidad. Escríbala en un documento y aténgase a ella. Fije unos límites que definan su comportamiento al aire. Lo que hará y lo que no. De qué le gusta hablar y dónde no se va a meter nunca.

Si quiere proyectarse como alguien serio, nunca les hará bromas a sus compañeros ni participará en sus chistes. Si es feminista, nunca se reirá de un chiste machista. Si alguien le cuenta uno de estos chistes, usted nunca lo contará. Más bien se lo pasará a otro integrante del programa.

  1. Muestre respeto

Respetar a la audiencia comienza por entender que cuando usted abre el micrófono no importa qué es lo que a usted le interesa sino lo que realmente el oyente quiere oír. Hay que entender cómo se siente el oyente cuando escucha su programa.

Solo cuando una personalidad se conecta con los intereses y valores de su audiencia, tendrá la oportunidad de tener éxito. Pero conectarse con los oyentes comienza por entenderlos y relacionarse con ellos en función de lo que son.

Hay un proceso para ayudar a entender mejor a sus oyentes: tener clara la composición de su público objetivo. Así podrá elaborar un mejor contenido y mantenerse en contacto con su estilo de vida, comportamiento y valores.

Con una comprensión más profunda de la audiencia, será más fácil sonar como “uno de ellos”. Uno de los mayores cumplidos que un oyente le puede dar a un talento al aire es cuando dice: “Me gusta ese locutor. Se parece a mí”.

  1. Entregue lo que promete

Los oyentes se desconciertan cuando promocionamos algo que va a pasar en un momento determinado y no lo hacemos, o no lo pasamos a la hora prometida.

Ellos se dan cuenta de que lo que habíamos anunciado para las 7 y 20 de la mañana, pasa realmente a las 7 y 25. Hoy en día, cuando cada momento cuenta, este es un gran problema. Y lo único peor que retrasarse es comenzar antes de la hora prometida, haciendo que los oyentes se pierdan el inicio de su sección.

Si usted anuncia que en momentos viene una canción y al final decide no pasarla, usted pierde credibilidad. Algunas personalidades creen que eso no importa, pues piensan que los oyentes no prestan la suficiente atención.

Y entonces creen que como los oyentes no lo notan, probablemente no valía la pena promocionarlo, o no lo promocionan bien. Entonces, ¿para qué lo promocionan? ¿Para qué perder tiempo?

Todo lo anterior significa que las personalidades deben tomarse en serio la disciplina de la preparación y su desempeño al aire. Es importante hacer su trabajo con precisión y cumplir con el horario prometido.

El fondo del asunto es anunciar lo que va a presentar y presentar lo que anunció.

Si surgen circunstancias que imposibiliten cumplir una promesa, discúlpese y explique. No pretenda que no sucedió.

  1. Sea impredecible

Hay una gran diferencia entre ser consistente y ser previsible.

La consistencia es fundamental para un programa de radio ganador, pero la previsibilidad es la muerte.

Consistencia es ejecutar fielmente el posicionamiento que usted quiere proyectar en su audiencia, de forma que ellos consigan lo que esperan de usted.

Previsibilidad es repetir siempre lo mismo y de la misma forma, hasta el punto de aburrir al público.

Las grandes personalidades procuran tener una sorpresa en cada salida al aire. Esto no quiere decir que molesten a la audiencia con contenidos fuera de tono sino que tienen la capacidad de darle un giro a lo que uno supondría que iba a pasar y, por el contrario, salen con algo inesperado.

  1. Sea Auténtico

Lo auténtico no es lo mismo que lo verdadero, pero la autenticidad siempre suena a verdad.

Los locutores auténticos son fieles a su personalidad al aire. Permanezca dentro de los límites definidos en el perfil de marca de su personalidad.

Luego, muéstrese vulnerable. Sea una persona real, que comete errores y que, de pronto, no es tan buena (o mala) como creen. Esa es una forma de ganar credibilidad con el oyente que, con el tiempo, puede llegar a amarlo por ello.

  1. Sea entusiasta

A nadie le gusta estar rodeado de personas negativas, cínicas o sarcásticas. Uno no enciende el radio para deprimirse o sentirse mal. Los oyentes sintonizan sus programas de radio favoritos para ponerse de buen humor.

Muestre siempre una personalidad positiva y optimista. Eso no significa hablar sólo de cosas positivas. Tampoco significa que no deba demostrar una amplia gama de emociones al presentar el contenido. Más bien, se trata del tono general. Ser positivo.

Esto aplica para cada oportunidad de contacto con los oyentes, dentro y fuera del aire. Los oyentes se forman una impresión suya cada vez que entran en contacto con usted. Tenga esto en cuenta cuando se reúna con ellos en público. De hecho, un encuentro personal a menudo tiene mayor impacto que lo que uno dice al aire.

  1. Mantenga la frescura

La relación con el público es como un romance. Puede producir muchas chispas al inicio, pero la novedad desaparece con bastante rapidez.

Las personalidades deben actualizarse constantemente, evolucionar y desarrollar material nuevo. De lo contrario, los oyentes tienden a aburrirse.

Tome medidas para evolucionar de manera regular. Esto generará frescura en su puesta al aire sin perder familiaridad. Luego, realice cada trimestre un análisis completo.

  1. Evite los comentarios y chistes internos

Los oyentes no saben lo que es una consola o un enlace. No saben qué es una ‘promo’ ni les importa.

Hablar de cosas con las que un oyente no se puede identificar es la manera más rápida de abrir una brecha entre usted y su audiencia.

Trabaje siempre hablando desde la perspectiva de ellos, no de la de usted. Esto es de sentido común, pero es sorprendente cuántos programas sufren de lo que los gringos llaman ‘IMEWEUS’, que en español podría traducirse como “yo, yo y sólo yo”. Es una condición que habla de nosotros más que de ellos.

Eso no quiere decir que no hay espacio para historias personales o comentarios desde una perspectiva personal. Más bien, la idea es tener siempre presente al oyente en todas nuestras presentaciones al aire.

Esto se extiende a todos los aspectos de su puesta al aire, incluyendo cómo se configuran los segmentos de su programa y cómo se explican los concursos y promociones.

Incluso los mejores oyentes no se involucran tanto con la emisora, no viven tan pendientes de lo que uno hace en la radio. Explique siempre incluso los conceptos más simples, asumiendo que ellos no saben nada al respecto y lo están escuchando por primera vez.

Conclusión

Crear una base de fans lleva tiempo, pero el tiempo sólo no le garantizará una gran audiencia o una carrera exitosa. Forjar una verdadera personalidad al aire, que se convierta en su propia marca personal, es mucho más rápido cuando usted obtiene la credibilidad del oyente.

Estos 8 consejos no garantizarán el éxito, pero le darán muchas más posibilidades de convertirse en una personalidad de radio muy exitosa.

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here