“La radio es equivalente a la literatura”: Betto Arcos

El locutor y cronista mexicano ha trascendido más fronteras que las que él mismo incluso podría imaginar. Actualmente radica en Los Ángeles, donde entre otras es un colaborador frecuente de estaciones como KPFK-90.7 FM, National Public Radio, BBC y Public Radio International.

0

Sin embargo, su trabajo han llegado hasta Colombia, donde ofreció entrevista a Radio Nacional en la que habló sobre distintos tópicos relacionados al medio.

Para mí, la radio siempre ha sido un maravilloso misterio de la tecnología. Desde que inicié mi trabajo como locutor en 1986, en la ciudad de Boulder (Colorado), se me ocurrió que la radio es equivalente a la literatura. Es decir, cuando una persona escucha un programa de radio –ya sea de música, de noticias, o un documental– es exactamente lo mismo que estar leyendo un periódico, una novela, o un cuento.

Siendo un mexicano que vive en USA, tiene una visión particular de su cultura: Desde hace muchos años he pensado que vivo en ‘otro México’, mismo que habito desde 1985. Este concepto del ‘otro México’ es más real en el estado de California y en especial en las ciudades donde hay una gran población no sólo de mexicanos, sino de inmigrantes latinoamericanos. Esta idea del ‘otro México’ es igual con los inmigrantes de otros países que han creado sus comunidades a imagen de sus países de origen, aseguró.

¿Cómo llega un mexicano a hacer radio pública para una audiencia tan diversa? Para hablar de cualquier tema con autoridad hay que ser un especialista. En 1986, decidí que quería estudiar y convertirme en un especialista de música latinoamericana. Con el paso de los años, me di cuenta que eso no era suficiente y que también quería ser un conocedor de la música de todo el mundo y de todos los tiempos, sin excepciones. Hoy en día, más que nada me considero un melómano, y aunque tengo mis gustos personales, escucho de todo un poco. Creo que esa es la clave para entender mi lugar como periodista musical en un medio nacional de Estados Unidos.

Pero debo confesar que desde que empecé a trabajar en radio hace treinta años, todo mi trabajo ha estado enfocado en dar a conocer la riqueza musical y cultural de Latinoamérica al público anglosajón, principalmente. Claro, la audiencia de la radio pública es diversa, pero la gran mayoría de la gente que escucha radio pública es anglosajona. El porcentaje de radioescuchas de otros grupos étnicos es menor al 30 por ciento.

Cuestionado sobre si existe una la fórmula para hacer radio pública de calidad, aseguró que: Para un DJ que programa música sólo hay una fórmula: saber que del otro lado hay una persona que está escuchando y que lo considera un “creador de gustos” o tastemaker. Por lo tanto, toda la música que programe tiene que ser escuchada previamente, seleccionando la música que más le emocione. Para el periodista de radio, su trabajo es poder contar una historia brevemente que tenga un principio con misterio, un centro y un desenlace.

¿Y qué opina respecto a la rotación de artistas? En general, todas las radios públicas de Estados Unidos le dan rotación de tres meses a toda la música . Pero los criterios varían, dependiendo del director musical de cada estación. Por ejemplo, en una radio afiliada a NPR de Los Angeles, el director de programación musical decide cuáles son los 40 artistas más “relevantes” del mes y a cuáles de ellos les van a dar prioridad en todos los programas de música. En contraste, en una radio universitaria o comunitaria, cada DJ decide programar lo que le venga en gana.

¿La audiencia latina que escucha radio pública en Estados Unidos es menor a la audiencia anglosajona? Quizás un diez por ciento. Hay que tomar en cuenta que la gran mayoría de la población latina actual es de inmigrantes que llegaron en los últimos 30-40 años, y que no traían en su bagaje cultural escuchar la radio pública de sus países de origen. Asimismo, el concepto de radio pública apoyada por radioescuchas es casi inexistente en Latinoamérica, y por ello no consideran importante ofrecer apoyo financiero a las radios públicas de su comunidad. Sin embargo, esta población va aumentando y asimilando la cultura de la radio pública. Esperemos que en dos o tres generaciones, la población latina tenga mayor presencia en la radio pública y se convierta en radioescucha y contribuyente.

¿Cuál es su visión sobre el futuro de la radio pública? La radio pública tiene una larga vida por delante gracias al mundo digital que ha enriquecido y ampliado los contenidos de programación. Lo cierto es que hoy en Estados Unidos, la gente ya no escucha la radio pública como lo hacía hace 10 o 15 años. Hay un gran número de gente que escucha podcasts en su celular. Los podcasts pueden ser programas producidos para salir al aire en la radio o pueden ser podcasts que nunca salieron al aire y están dirigidos a esa audiencia que escucha en celular. Hoy en día, lo mejor que puede hacer una radio pública es mejorar y aumentar la producción de podcasts que le servirá para aumentar la audiencia de su programación regular

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here