¿El pop ha muerto?

La falta de artistas nuevos y de hits hacen que muchos se pregunten si ha sufrido una herida mortal.

1

Hace tiempo que el género se halla de capa caída, especialmente si se considera que artistas urbanos como J Balvin o Maluma no sólo acaparan las listas en Latinoamérica, sino que han logrado dar un salto gigantezco hasta sonar en la radio de casi cualquier país. O si se piensa que el regional mexicano ha adquirido una relevancia impensable todavía a principios de este siglo y que muchos de sus intérpretes ya se encuentran a la conquista de otros territorios aparte de México y Estados Unidos, donde su éxito es arrasador.

La mayoría de los artistas pop exitosos de hoy son los mismos de hace años, especialmente de la década de los 80, que han regresado a llenar un vacío gracias a proyectos como Primera Fila o Unplugged. Y sí, se trata de nostalgia, pero no sólo eso, pues han logrado llegar a las generaciones recientes, que muchas veces los descubren por recomendación de su padres.

Incluso los cantautores parecen tener más fans que los artistas pop de hoy, a excepción de las boybands como CD9 o Lemongrass.

Entonces, ¿podemos empezar a guardarle luto al pop?

Yo no lo creo, y mi afirmación está basada en varias premisas:

1.- Desde que la música pop nació, cada determinados años hace un movimiento pendular con otros géneros: a veces se carga a un lado, y luego hacia el otro. Un ejemplo de ello se dio de manera clarísima a principios de la década de los 80. En ese tiempo, el panorama de la música en español era dominado por baladistas como José José y los participantes del Festival OTI. Y de pronto llegaron grupos de rock españoles, argentinos y mexicanos que hacían música de manera independiente, y los desbancaron rápidamente. La respuesta de la industria fueron grupos como Timbiriche, Flans o Gloria Trevi, que rescataron el pop, pero uno muy diferente al de los cantantes románticos de antes. Es probable que una nueva oleada de música pop se esté gestando ahora mismo.

2.- La esencia de la música son las canciones, es decir, las buenas canciones. Sin ellas no hay artistas. Y en México, por muchos años Meca de la música pop en español, ocurrió un fenómeno que puede ser parte del problema: el surgimiento de las editoras independientes. De pronto los artistas comenzaron a pensar que teniendo los derechos de sus canciones podrían ganar doble, pero ello ocasionó que muchos buenos compositores no fueran grabados por cuestión de derechos, y que muchos cantantes terminaran grabando canciones que no han podido llegar al corazón del público. Si uno se pregunta por qué han desaparecido los grandes compositores de antes, por qué la música de otros países se ha vuelto más visible, ahí hay una pista.

3.- La música que predomina hoy por hoy es bailable, festiva, para mover el cuerpo y dar lugar al contacto físico. Ese es el estado de ánimo actual. Pero ya regresará el tiempo de volver a sentirnos románticos, enamorados, y con ello la necesidad de que nuestros intérpretes favoritos pongan palabras y sonidos a nuestros sentimientos.

4.- La música siempre se renueva. La fuerza que le da impulso son los movimientos independientes, callejeros, underground. Cuando esos movimientos se vuelven masivos, el resultado es el pop, siempre. Pensemos en el reggaeton en sus inicios y en lo que es el día de hoy. De ser un género de barrio, violento, que no se tocaba en la radio, se ha ido fusionando con el pop para lograr un sonido más amable a los oídos, más aceptado, más masivo. A final de cuentas, mucho del reggaetón y el urbano que se hacen actualmente es pop. Y lo mismo sucede con la parte romántica del regional mexicano.

Así que antes de decretar la muerte de un género que tiene ya más de 60 años, dejemos que el tiempo transcurra y las aguas retomen su cauce.

Pilar Ortega

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here