Chistes

    0

    ESCUELA
    -Te traigo dos noticias, una buena y otra mala:
    -A ver dímelas.
    -La buena es que la maestra está con gripe.
    -¿Y la mala?
    -Que nos ha contagiado a todos.

    FIESTA
    La gran fiesta de la selva: Estaba el león organizando al fiesta, cuando le interrumpe el sapo. -¡Grr! -se molesta el león, pero sigue explicando y ¡otra vez le vuelve a interrumpir el sapo! -¡Grr! -el león cada vez más enfadado; pero continúa-: Habrá dulces, refrescos para todos y… -¡otra vez el sapo! Ahora sí, más enfadado aún, el león dice: -Pero aviso que los verdes, con ojos saltones y bocazas, no serán invitados. Se vuelve el sapo y le dice al cocodrilo:
    -¿Oíste hermano? Tú no podrás asistir.

    ADIVINANZA
    Adivinanza: -Muy duro por arriba y duro por debajo, cabeza de víbora, patitas de pato. ¿Quién soy? -¡La tortuga!
    BOMBONES
    Pepito compró unos bombones y se los comió todos en un minuto. Su hermana le amonestó:
    -Te comiste todos los bombones sin acordarte de mí.
    -¡Claro que me acordé! Por eso me los comí tan deprisa.

    VETERINARIO
    El veterinario recibe a un cliente que lleva a su perro para el chequeo periódico. El veterinario le dice al animal: -¿Qué tal, Duque?, ¿cómo estás…? Te encuentro muy bien… A ver, dame tu patita… Pero si eres un encanto, Duque… Qué mirada tan inteligente… Eres una preciosidad, Duque. De pronto se vuelve hacia el dueño y le pregunta con aspereza: -¿Y usted, quién es?

    INMIGRACION
    En la frontera de España y Francia, hay una fila de hombres que quieren pasar al otro lado, y entre ellos se coloca un chino que también quiere pasar. El oficial va preguntando a cada uno: -¿Tú qué eres? -Yo soy vasco francés. Luego pregunta a otro: -¿Tú qué eres? -Yo soy vasco español. Finalmente le pregunta al chino. -¿Tú qué eres? Titubea unos minutos, y al fin responde decidido: -Yo soy vasco chino.

    RESTAURANTE
    Aviso en un restaurante: «Si usted está fumando y desea apagar su cigarrillo en el plato, la camarera le traerá con mucho gusto la comida en un cenicero»

    ECO
    Un turista que visita el Cañón del Colorado, conmovido por el maravilloso espectáculo que se ofrece ante sus ojos, grita a pleno pulmón:
    -¡Gracias naturaleza, por permitirme contemplar tanta hermosura! Y el eco le contesta:
    -De nada, es gratis.

    Agrega un comentario

    Please enter your comment!
    Please enter your name here